Regresar

El Monte Everest

Matutina para Android

Play/Pause Stop
En la visión que me hizo ver el Espíritu, el ángel me llevó a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios, Apocalipsis 21: 10.

La montaña más alta del mundo es el Monte Everest, situado en la cordillera del Himalaya en la frontera entre China (Tíbet) y Nepal. Esta montaña recibió su nombre en honor asir George Everest, topógrafo de la India en el siglo XIX. Antes, se la conocía como Montaña XV. Su pico más alto está a8848 metros sobre el nivel del mar. El aire es delgado en la cima y su cumbre está virtualmente desprovista de vida. Ahí hay vientos feroces y temperaturas bajísimas, usualmente bajo cero.

Este pico ha atraído a muchos alpinistas desde que una expedición británica, bajo el liderazgo de George Mallory, intentó escalarla en 1921. Llegaron a la marca de 7005 metros y tuvieron que regresar. Al año siguiente, varios hombres de Mallory murieron en un intento por escalar la montaña. Luego, en 1924, Mallory y un amigo llegaron a los 8570 metros, pero jamás volvieron a ser vistos. Habían intentado subir por el difícil Collado Norte, cosa que nadie volvió a intentar hasta 1982. Ese equipo también fracasó, pero el 8 de octubre de 1983, un equipo de hombres llegó a la cima por el Collado Norte. Les llevó cinco semanas y media. Todavía recordamos esa hazaña, 35 años después.

Los primeros alpinistas que llegaron a la cima, hasta donde sabemos, fueron Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay. Fue el 29 de mayo de 1953. El Monte Everest ha fascinado y retado a muchos alpinistas, y 248 de ellos han perdido sus vidas mientras intentaban realizar el ascenso. Cuatro mil cuarenta y dos alpinistas, tanto hombres como mujeres, en 6871 ascensiones, han llegado con éxito a la cima.

Los alpinistas dicen que la vista desde el Monte Everest es hermosa. Juan el revelador, en visión, viola Nueva Jerusalén desde una montaña alta y también dijo que era hermosa. Dile a Dios hoy cuánto deseas estar en su Nueva Jerusalén. Pídele que te ayude a prepararte cada día con una vida que lo honre.


Envía tus saludos a: