Regresar

El eterno cavador

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Del interior del hombre salen los malos pensamientos, los asesinatos, el adulterio, la inmoralidad sexual, los robos, las mentiras y los insultos, S. Mateo 15: 19.

Al topo lo llaman el «eterno cavador» porque parece que siempre está cavando. Los topos son animales nocturnos. Viven en túneles subterráneos con cámaras bien recubiertas de pasto u hojas. Estos túneles miden de metro y medio a nueve de largo, y la cámara del nido está a 60 centímetros, o hasta 2.4 metros de profundidad. Cuando los nidos ubicados al final del túnel se vuelven demasiado viejos o desordenados, el topo saca el viejo recubrimiento y pone uno nuevo. Son excelentes cuidadores de sus casas.

Hace siglos, los primeros colonizadores de Norteamérica limpiaron la tierra y construyeron casas. Junto con sus colonias crearon cementerios. Cuando los topos cavaban sus madrigueras, en muchas ocasiones masticaban los ataúdes de pino y se les encajaban los dientes en la ropa de la gente enterrada ahí. A veces volvían a la superficie con trozos de tela en los dientes, así que les dieron el sobrenombre de «Sepultureros». Al menos, eso me dijeron.

Los topos tienen el tamaño aproximado de un perro Boston terrier. Pesan de cinco a diez kilos y alcanzan 60 centímetros de longitud. El topo tiene poderosas patas delanteras con largas garras que le permiten cavar túneles, donde vive y cría a sus cachorros. Los topos que viven más al norte hibernan durante parte del invierno en su túnel, pero en las demás regiones, están activos todo el año. En mayo o junio nacen las crías, de dos a cinco por camada. Hacia el final del verano los padres llevan a las crías a cazar. Poco después ya son independientes. En otoño e invierno, cada topo vive solo.

Como podemos ver en el versículo de hoy, muchas personas son crueles con las demás, porque cada acción mencionada perjudica a alguien. Buscan a los más débiles para lastimarlos o robarles. Luchan y critican. Lastiman a los demás con sus mentiras y les causan otros daños. Esa gente no quiere que alguien se entere de su estilo de vida.

Pide a Dios que te ayude a ser el tipo de persona que siempre es igual: cariñosa, amable, bondadosa, considerada y perdonadora.


Envía tus saludos a: