Regresar

Guerra química

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los insultan, S. Lucas 6: 28.

Escuchamos muchas noticias de la guerra química y lo peligrosa que resulta para los humanos. Pero en el mundo natural de Dios, la guerra química se libra cada día. Hemos estudiado a los árboles y sus hojas, y cómo se protegen de los insectos. Un investigador dijo que un árbol lleno de insectos no crece en buena tierra, no está propiamente nutrido.

En general, no pensamos que las plantas sean agresivas en el combate, pero en muchas ocasiones lo son. Irán directamente contra el vengador, y casi siempre ganarán. Las hojas de laurel y los pepinos hacen huir a las cucarachas. La vara de oro, los hongos y las plantas de cempasúchil producen químicos activados mediante la luz, que de hecho queman las paredes celulares de los insectos.

Algunas algas del mar Caribe emiten un químico que enferma a los peces comedores de algas, o aun los mata. Las hojas y las raíces de los olmos negros, los girasoles, las gobernadoras y las bayas silvestres, secretan químicos tóxicos que a veces envenenan a las plantas vecinas; así consiguen espacio para sus propias semillas. También hemos hablado de las plantas carnívoras. De las demás plantas comedoras de insectos, las Utricularia son únicas. Sus trampas submarinas se abren cuando las toca un pequeño animal del estanque, como una pulga de agua. Al abrirse esa trampa, el agua que entra se lleva a la criaturita, y la trampa se cierra. Es el fin de la pulga de agua.

Las hojas de la venus atrapamoscas parecen almejas abiertas. Al aterrizar sobre ellas los insectos, las plantas envían impulsos eléctricos que estimulan las células de las hojas, y provocan que las células aumenten de tamaño. Con la repentina expansión la trampa se cierra. Todo en cuestión de segundos.

Cómo creó Dios todas esas maravillas quizá nunca lo sabremos, pero podemos estar seguros de que es un Dios de amor. Nos aconseja amar a nuestros enemigos, no acabar con ellos. Pide a Dios hoyen tu oración que te ayude a ser un(a) cristiano(a) amoroso(a) hoy, para que no te «comas» a tus enemigos con chismes.


Envía tus saludos a: