Regresar

El firmamento

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste, y la luna y las estrellas que pusiste en él, pienso: ¿Qué es el hombre? ¿Qué es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él?, Salmos 8: 3, 4.

Al estudiar los astrónomos el firmamento con sus telescopios, tratando de entender la esencia del espacio y los cuerpos celestiales, hacen algunos descubrimientos interesantes. Dios quizá nos miraría y diría: «Desde que esta gente de la Tierra comenzó a explorar su vecindario espacial, se han sorprendido y maravillado de lo que he creado». Tendría razón.

Al principio, la gente miraba el firmamento con sus ojos. Luego surgieron los telescopios pequeños, que luego aumentaron de tamaño. Un día los científicos decidieron que podrían entender mejor el firmamento si lograban construir satélites que llevaran instrumentos y cámaras al espacio. Mediante naves como el Explorer, el Mariner, el Pioneer y el Voyager, hemos aprendido mucho del Sistema Solar. Cuando la primera nave espacial alunizó y un hombre caminó sobre su superficie, el mundo aprendió más de la creación de Dios.

Al usar telescopios, los científicos descubrieron un gran cañón en Marte, que llamaron Valles Marineris. Tiene 4500 kilómetros de longitud y 11 de profundidad. Tiene casi siete veces la profundidad y diez veces la longitud del Gran Cañón en Estados Unidos. Hace algunos años, los científicos miraron más de cerca los complejos anillos celestiales alrededor de Saturno. Estos hermosos e intrigantes anillos ameritan más estudios. ¡Algunos hasta son trenzados! Los científicos también ven un ligero anillo celestial alrededor del lejano Urano. En ese anillo hay lunas congeladas, tres de las cuales han sido bautizadas como Ariel, Umbriel y Miranda. Los astrónomos también señalan que otra luna que orbita Urano, llamada Titania, tiene una superficie completamente congelada.

Al considerar las cosas complejas que Dios ha creado, sobre todo el firmamento, solamente podemos maravillarnos, igual que David. - Dios merece toda la alabanza por lo que ha creado. Todo lo: que hizo tuvo un propósito. Dale gracias hoy por su creación, porque eres parte de ella.


Envía tus saludos a: