Regresar

Pececillo de plata

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No amontonen riquezas aquí en la tierra, donde la polilla destruye y las cosas se echan a perder, y donde los ladrones entran a robar. Más bien amontonen riquezas en el cielo, donde la polilla no destruye ni las cosas se echan a perder ni los ladrones entran a robar. Pues donde esté tu riqueza, allí estará también tu corazón, S. Mateo 6: 19-21.

No es agradable abrir tu armario para sacar un traje o un vestido, y descubrir que tiene agujeros. La mayoría de las veces 3.3 culpamos a las polillas, y casi siempre es la verdad. Pero hay otra criatura nocturna y silenciosa que también hace agujeros a la ropa: el pececillo de plata. Quizá los hayas visto huir por el suelo o la pared cuando enciendes la luz. Trabajan en la oscuridad. Tienen seis patas, un cuerpo largo y espigado con escamas, y una cola de tres secciones.

A la mayoría de los pececillos les gusta vivir detrás de los frisos, en lugares oscuros como las alacenas, o debajo del refrigerador o la estufa. En general les agradan los sitios fríos y húmedos, aunque a una especie le gusta el calor.

Los pececillos ponen sus huevos detrás de los frisos, donde eclosionan y crecen hasta ser adultos. Al crecer, los pececillos de plata bebés mudan de piel al menos tres veces. Luego les salen las escamas. Mudan de piel toda su vida; son los únicos insectos con esa característica. Pueden mudar hasta 50 veces después de alcanzar la madurez. Son muchos cambios de piel, sobre todo porque miden un centímetro.

Jesús dijo que deberíamos preparar nuestros tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no los afecten. Pero a muchos de nosotros los entusiasman las cosas de este mundo y se encariñan con ellas, como si tuvieran valor eterno.

Jesús nos ofrece vida eterna; prometió que nada la amenazará o dañará, y ningún pececillo de plata comerá nuestra ropa. Habla hoy con Dios. Agradécele por los consejos que te ha dado, y dile que deseas acumular tus tesoros en el cielo para la eternidad con él.


Envía tus saludos a: