Regresar

Regaliz

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que separan para Dios la décima parte de la menta, del anís y del comino, pero no hacen caso de las enseñanzas más importantes de la ley, que son la justicia, la misericordia y la fidelidad. Esto es lo que deben hacer, sin dejar de hacer lo otro, S. Mateo 23: 23.

Me alegra señalar que en uno de sus mensajes, Jesús mencionó el anís, planta con sabor a regaliz. De todos los dulces, el regaliz es mi favorito. Cuando era niño había muchas plantas con olor a regaliz donde vivía mi familia, y me encantaba mordisquear sus tallos.

Hay cuatro plantas relacionadas con el aroma y el sabor a regaliz, pero el regaliz u orozuz es único. Las otras tres son parientes y se usan extensamente en la gastronomía debido a su sabor. Son el anís, el hinojo y la badiana. El regaliz es una hierba de la familia de las leguminosas, y se afirma que había trozos de raíz de regaliz en la tumba de Tutankamón en Egipto. Esa raíz es muy dulce y se dice que aunque se diluya en agua de 20 000 veces su volumen, conserva su sabor.

El hinojo y el anís son miembros de la familia de la zanahoria, que incluye otras plantas ricas en aceites esenciales: eneldo, perejil, apio, cilantro y alcaravea. El hinojo y el anís se han usado desde hace mucho tiempo como saborizantes. Un grupo de marinos británicos descubrieron la badiana; la introdujeron a la elaboración de confitería. Los chinos la usan mucho en confitería. También la usan para sazonar nueces y muchas de sus carnes: pollo, res, jamón y embutidos. La sustancia llamada anetol da el sabor a regaliz a estas diferentes plantas.

Jesús hablaba a la gente de su época sobre hacer unas cosas y dejar de hacer otras. Les dijo que era bueno diezmar (devolver a Dios la décima parte de nuestras ganancias), pero no debían olvidar ser justos y misericordiosos con los demás, y tener fe en Dios y obedecer su ley. Di hoy a Dios que deseas dar el diezmo, practicar la misericordia y la justicia con tus amistades, y tener fe en él y obedecer su ley. Se alegrará mucho al escucharte.


Envía tus saludos a: