Regresar

Yubartas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Moisés contestó: «No son cantos alegres de victoria, ni son cantos tristes de derrota; son otros cantos los que escucho», Éxodo 32: 18.

De pie en la entrada del condominio en que se quedaba mi familia en la isla de Maui, Hawái, vi varias yubartas que salían del agua. No entendí por qué emergían del océano para volver a zambullirse. Me he enterado de que ni siquiera los científicos saben por qué actúan así las yubartas, o ballenas jorobadas. Algunos han especulado que es un método de comunicación, o un intento de librarse de los percebes o crustáceos que se alojan en las aletas y costados de esas ballenas. Sea cual sea la razón, cuando una empieza, otras la siguen, y es una escena muy interesante. Hay un registro de una yubarta que dio 40 saltos consecutivos.

Las yubartas macho son cantantes y sus cantos submarinos han quedado grabados. Cada cantante sigue un patrón similar. Son solistas, a 45 metros de la superficie del agua. Cuando cantan, bajan la cabeza, estiran sus aletas e inclinan su cuerpo en un ángulo de 45 grados. Pasado un tiempo, dejan de cantar y nadan para reunirse con las demás ballenas.

Varios grupos de científicos han estudiado las yubartas, grabando sus cantos y al mismo tiempo fotografiando sus cuerpos. Los científicos luego intercambian las imágenes y las grabaciones para estudiarlas. Se ha descubierto que las ballenas de Baja California, México, viajan al sur de Alaska para pasar el verano, y las de Hawái van a las islas Aleutianas.

Josué y Moisés escuchaban el sonido de la gente; Moisés reconoció que era un canto. Dios quiere que seamos felices. Cantar es una manera no solamente de demostrar nuestra felicidad, también de comunicar un mensaje. Por eso es tan importante que nos aseguremos de cantar y escuchar música que sea inspiradora. La letra de algunas canciones actuales es sin duda agresiva, y describe un estilo de vida pernicioso. Nuestra música no debería ser antropocéntrica sino cristocéntrica.

Podemos comunicarnos con Dios mediante la música. Inténtalo hoy. Pide a Dios que te ayude a elegir buena música para que puedas comunicarte con él.


Envía tus saludos a: