Regresar

Liebre americana

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El que está unido a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo, 2 Corintios 5: 17.

Otra maravilla de la naturaleza es la liebre americana. Esta criaturita es inusual, porque cambia el color de su pelo dos veces al año. Durante la primavera, el verano y el otoño, su pelo es marrón, y blanco en invierno, cuando cae la nieve. La liebre americana vive en las regiones más al norte de Norteamérica, donde suele caer mucha nieve.

Algunos han pensado que la liebre se vuelve blanca debido a la cantidad de nieve. Eso es incorrecto. Cuando los rayos del sol pasan por los ojos de la liebre, se activa su glándula pituitaria, que regula la cantidad de pigmentos que van al nuevo abrigo de la liebre. Durante un mes, pequeños parches blancos comienzan a aparecer entre el marrón. Eventualmente, la liebre está toda blanca, salvo por la puntas negras de sus orejas. Al cambio de color en general lo afecta la duración del día.

Estas criaturas tienen largas patas traseras. Pueden correr a 40 kilómetros por hora y saltar tres metros de distancia. Cuando corren, tienen la capacidad de zigzaguear. A veces pueden perder a un depredador que las persigue al hacer zigzag. Sin embargo, rara vez logran escapar y muchas de estas criaturitas caen presa de animales más grandes, sobre todo el lince. Durante el invierno, la liebre americana tiene pelo adicional en sus patas para que pueda caminar sobre la suave nieve. Pocos animales, incluido el lince, pueden lograrlo sin hundirse.

Así como el Señor ha provisto a la liebre americana los medios para cambiar su color de pelo, Dios nos ha dado los medios para cambiar nuestro estilo de vida. Cuando vamos a él, cambia nuestras vidas y podemos ser nuevas criaturas. Pide a Dios que cambie tu vida hoy, tanto como sea necesario.


Envía tus saludos a: