Regresar

Lamprea de arroyo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El pueblo que andaba en la oscuridad vio una gran luz; una luz ha brillado para los que vivían en sombras de muerte, S. Mateo 24: 2.

Cuando vivía en Massachusetts hace algunos años, escuché hablar de un pez que realmente no es pez. Había aparecido en aguas interiores una especie de lamprea, diferente a la que se encuentra en las aguas tributarias costeras. La de interiores la lamprea de arroyo, la costera, la lamprea de mar.

Con un mecanismo para dar descargas eléctricas, los investigadores pudieron atrapar algunas lampreas de arroyo. Eran pocas las que se habían visto, así que no se sabía mucho de ellas. Descubrieron que la lamprea de arroyo no es un verdadero pez. Tiene un esqueleto primitivo de cartílago, pero carece de mandíbulas, costillas, cintura escapular, cintura pélvica o aletas pares.

Estas lampreas de arroyo tienen una expectativa de vida de cinco o seis años. Crecen hasta alcanzar de 15 a 20 centímetros de largo y no son parásitos, como las lampreas de mar. Las lampreas de arroyo están ciegas, sin dientes, y tienen una capucha de piel sobre su boca. Pasan casi toda su vida en el fondo fangoso de los arroyos y salen del fango solamente cuando maduran, a los cinco años de edad.

Cuando las hembras adultas se reproducen, hacen nidos de grava para sus huevos (su nombre viene del latín lampetra, que significa «chupadora de piedras»). Después de poner sus huevos, mueren, y la nueva generación toma su lugar en el fango de las corrientes. Los huevos eclosionan en cinco días y las larvas hacen su madriguera en el limo y el fango, donde viven los siguientes cinco años de su vida.

Así como la lamprea vive en oscuridad, los que no dejan de pecar están en constante oscuridad espiritual. Jesús no quiere que nadie se quede en la oscuridad del pecado. Mateo dice que los que andaban en oscuridad recibieron la luz cuando Jesús vino. Quienes invitan a Jesús a su vida tendrán una vida de luz, no oscuridad. Invita a Jesús a entrar a tu vida hoy y agradécele porque no tienes que vivir en la oscuridad, como las lampreas.


Envía tus saludos a: