Regresar

El desierto del Namib

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Los dispersé como por un torbellino entre todas esas naciones que ellos no conocían, y tras ellos quedó el país convertido en un desierto donde nadie podía vivir. Un país tan hermoso, y ellos lo convirtieron en desolación, Zacarías 7: 14.

Tanto en la región de Israel que menciona el versículo de hoy, como en otras de naciones vecinas, hay mucha desolación. También hay otras regiones desoladas en el mundo. Una es el desierto del Namib, en el extremo suroeste de África, en el país de Namibia. Este desierto tiene 2000 kilómetros de longitud.

Las marcas que han hecho los humanos al pasar por la región, así como otras criaturas más pequeñas, han permanecido durante años. Como casi no llueve, estas líneas y marcas no se borran fácilmente.

Las criaturas del Namib han aprendido a adaptarse a la situación de lluvia escasa y alta temperatura. Puede alcanzar 66 grados en el momento más caluroso del día. Dos tipos de escarabajos han aprendido a sobrevivir en este desierto estéril: el Onymacris unguicularis y el Coccotrypes dactyliperda.

Los Onymacris se arrastran hasta la cima de las dunas de arena y esperan la densa niebla que viene unas 60 veces al año. Apuntan al aire con su abdomen y, a medida que se condensa la niebla en su caparazón, la humedad desciende y la captan con su boca. El Coccotrypes tiene un método diferente. Cava escondrijos en la arena paralelos a la cima de la duna. A medida que se asienta la densa niebla, cae en los escondrijos y se humedecen más que el resto de la arena. El escarabajo entonces se mete a la arena y bebe el agua que se juntó.

Casi no hay vegetación, así que la mayoría de las criaturas viven de agua y semillas, mientras que los depredadores se alimentan de animales más pequeños. Al parecer, en la región no viven animales grandes, debido a la falta de agua y comida.

Aunque Dios dispersó a los israelitas por regiones desoladas, planea un hogar hermoso para sus hijos e hijas fieles. Pide a Dios que te ayude a prepararte y alistarte para unirte a su familia celestial cuando venga Jesús. Haz ese plan hoy; será una vida hermosa.


Envía tus saludos a: