Regresar

Fuego bacteriano

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señor todopoderoso lo decretó para humillar todo orgullo, Isaías 23: 9.

No mucha gente conoce el fuego bacteriano, más que los granjeros de peras y otros agricultores que saben cuánto daño hace. Cuando llegaron los primeros colonizadores a Estados Unidos, llevaban consigo finos perales, manzanos y membrilleros. Habían sido buenos productores en el Viejo Mundo, así que decidieron probarlos en su nuevo hogar.

Los árboles crecieron sin problemas los primeros años, pero luego comenzaron a tener manchas negras en sus hojas, troncos y frutos. Tras años de duda y misterio, resultó que esas manchas negras las causaba una infección bacteriana en el árbol. A la enfermedad se le dio el sobrenombre de «fuego bacteriano» porque los retoños, las frutas inmaduras y los brotes, se marchitan y caen de los árboles, ennegrecidos como si se hubieran quemado.

Esa plaga acabó con la mayoría de los perales de las costas de Estados Unidos. Ahora casi todos los huertos de pera se encuentran en las regiones del medio oeste. El clima más fresco evita que las bacterias se propaguen con rapidez, y en algunas regiones el frío severo mata a las bacterias.

Estas bacterias son tan pequeñas que cuando se agranda 30 000 veces su imagen con un microscopio eléctrico, tienen una longitud de tres centímetros. Bajo el aumento del microscopio se les ven flagelos como pelos, que impulsan a la bacteria. Una de las portadoras efectivas de estas bacterias es la abeja melífera. Las abejas aterrizan sobre las flores para extraer su dulce néctar y luego volar a otros árboles. Así polinizan los árboles, lo cual es indispensable, pero también transportan a las bacterias y esparcen la enfermedad a su paso.

Las vidas de quienes niegan a Cristo quedarán manchadas por la plaga del pecado. Esto causará que pierdan sus vidas cuando venga Cristo, a menos que confiesen sus pecados y cambien su estilo de vida. Pide a Dios que purifique tu vida para que no la manche la plaga del pecado.


Envía tus saludos a: