Regresar

Capullos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren. Es mejor esperar en silencio a que el Señor nos ayude, Lamentaciones 3: 25, 26.

Los capullos son de los objetos más fascinantes del mundo natural. Es asombroso saber que una pequeña oruga puede cambiar toda su vida en un breve periodo dentro de un capullo.

Sin duda has visto algún capullo. Todo comienza cuando una mariposa o polilla deposita huevos en una hoja (según la especie, cada oruga usa una hoja diferente). Pasado un periodo de tiempo los huevos eclosionan y de cada uno sale una oruga. De inmediato comienza a comer las hojas del árbol en que haya nacido. A medida que la oruga crece y engorda, llega a un momento en su vida, de nuevo designado según la especie, en que comienza a tejer su capullo. Ciertas glándulas de la oruga secretan un líquido que se endurece con el aire. La oruga se envuelve con esta sedosa sustancia, trabajándola hasta que se haya encerrado y apartado por completo del mundo exterior.

Dentro de su capullo, la oruga se convierte en una pupa inmóvil. Por el proceso de metamorfosis, su cuerpo entero se vuelve el de una hermosa mariposa o polilla. Cuando es hora de que la mariposa o polilla recién formada salga del capullo, mastica para abrir un agujero e intenta salir. Lucha y lucha, y mientras tanto, desarrolla su fuerza para volar. Eventualmente logra salir, despliega sus alas, las deja secar, y vuela. Si por alguna razón el ciclo de lucha por salir del capullo se interrumpe, jamás hará una mariposa o polilla que revolotee por el mundo natural de Dios. Necesita luchar para completar el ciclo entero que Dios le creó.

Dios tiene un plan en desarrollo para cada uno de nosotros, y nos desarrollamos diferentemente. Algunos vemos que nuestros amigos se desarrollan con más rapidez, y queremos desarrollarnos más rápido también, pero quizá no sea el plan de Dios. Necesitamos aceptar el plan de Dios, ser pacientes y esperar al Señor. Hay recompensa para quienes esperan en el Señor, que no tiene prisa ni se retrasa. Pídele hoy que te ayude a ser paciente en tu vida y esperar en él, como la mariposa o polilla emergente.


Envía tus saludos a: