Regresar

Hoacín, el pájaro más extraño del mundo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dentro de poco no habrá malvados; por más que los busques, no volverás a encontrarlos, Salmos 37: 10.

Una de las aves más extrañas, interesantes y asombrosas hoy día vive en las selvas de Sudamérica y lo llaman hoacín. Estas aves alcanzan a medir 60 centímetros y pesan casi un kilo. Sus plumas son de color marrón olivo con blanco en la cabeza y de crema a pardo en su parte dorsal. Su cabeza es muy pequeña y tiene una cresta muy extraña de once centímetros de largo. Sus ojos son rojos escarlata y rodeados de piel azul claro sin plumas. El macho y la hembra tienen una apariencia similar.

Los hoacines construyen un nido plano que es simplemente un montón de palos acumulados. Suelen construir al extremo de una rama, de uno a cuatro metros y medio sobre el agua, porque a sus enemigos principales, los monos capuchinos, les da miedo ir demasiado lejos. Ambos padres se sientan en el nido a incubar los huevos, que tardan casi cuatro semanas en abrirse. Los padres se alimentan casi exclusivamente de fruta y hojas, lo cual también es extraño para la mayoría de los pájaros, y la comida regurgitada de los padres alimenta a los polluelos durante los primeros tres a cuatro meses. Los pequeños hoacines crecen y maduran lentamente. Los polluelos tienen cuatro dedos con garras cuando nacen, dos en cada pliegue de alas, que los ayudan a trepar una rama o árbol. Cuando tienen edad suficiente para volar, pierden sus garras.

Cuando algún peligro se aproxima al nido, los polluelos se dejan caer al agua y nadan bastante distancia bajo la superficie. Cuando ha pasado el peligro, nadan de regreso al árbol y suben a su nido, usando sus garras. Desde su primera semana de vida, los polluelos de hoacín son buenos nadadores. Los hoacines adultos no vuelan bien y no se alejan mucho más de 150 metros de sus nidos. Aproximadamente 50% de los hoacines tienen polladas, y solamente la mitad de los polluelos alcanzan la madurez.

Así como el hoacín escapa de su malvado enemigo, con la ayuda de Jesús podemos escapar de nuestro enemigo, Satanás. Jesús viene a poner fin a toda la maldad. Agradécelo hoy.


Envía tus saludos a: