Regresar

Eficiencia

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 1 Timoteo 4:12.

Te escribo estas palabras deseando que seas valorado en tu iglesia. Anhelo que losdirigentes de tu iglesia te tomen en cuenta, como hacían los ancianos hebreos. Ellos valoraban a los jóvenes, los griegos no. Por eso San Pablo le da este consejo a Timoteo, el joven pastor de la iglesia cristiana de Éfeso, de cultura griega: “Ninguno tenga en poco tu juventud... [para ello] se ejemplo de los creyentes”.

Entre los hebreos encontramos jóvenes y aun niños que ejercieron liderazgo. José, Samuel, David, Jonatán, Daniel y sus amigos, así como Ester y Jeremías, fueron jóvenes eminentes. Joás fue rey a los siete años, y Joaquín y Josías a los ocho. Entre los griegos, Alejandro el Grande conquistó el mundo conocido antes de cumplir 33 años.

Dios llamó a varios jóvenes a poner las bases de su iglesia remanente. En 1853, a solo nueve años del Gran Chasco, se realizó una evaluación de las edades de los dirigentes del movimiento adventista. Estos son algunos datos:

  • Jaime White, 32 años
  • Elena White, 26 años
  • Clarissa Bonfoey, 32 años
  • Annie Smith, hermana de Urías Smith, 25 años
  • Urías Smith, 21 años
  • George Amadon, 21 años
  • Oswald Sowell, 25 años
  • Fletcher Byington, 20 años
  • Warren Bachelor, 14 años
  • Stephen Belden, 24 años
  • Sarah Belden, 20 años
  • Nathaniel White, 22 años
  • Anna White, 25 años
  • John N. Loughborough, 21 años
  • John N. Andrews, 24 años

Había solo dos personas mayores de 30 años en este grupo.

La edad promedio era 23 años. Dios te dice hoy lo mismo que a Timoteo: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes”.


Envía tus saludos a: