Regresar

Comunicación

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ahora vemos por espejo, oscuramente; más entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.1 Corintios 13:12

Un espíritu malo cayó de la gloria y se refugió en nuestro planeta, pero no U le gustó. Cuando tomó conciencia de lo que había perdido, ansió volver a los gloriosos aposentos, pero Dios no lo admitió de nuevo. Entonces decidió destruir el mundo.

El que lee los pensamientos e interpreta las motivaciones de sus criaturas sabía que Lucifer procedía por remordimiento, no por arrepentimiento. No amaba a su padre; añoraba su lugar en la gloria y ansiaba retornar a su privilegiada posición de querubín cubridor y jefe de los ángeles. Aquí solo podía gobernar a un grupo de espíritus malignos caprichosos, y los seres humanos no le prestaban ninguna atención, pues no estaban bajo su control.

El retorno de Lucifer al cielo representaría un grave peligro para la armonía universal. Pecó en el cielo y allá tuvo su tiempo de gracia. Pecó en la presencia de su Padre y utilizó el tiempo que se le concedió para enmendarse en la promoción y expansión de su rebelión. Su situación era desesperada. Estaba perdido y confinado a un minúsculo planeta al que no gobernaba.

Entonces el maligno decidió hackear la mente de la pareja humana. Sedujo a la mujer, y esta cooperó para arrastrar a su marido hacia la ruina. Infectado con el virus del pecado, el sistema operativo humano quedó aislado del network celestial. Pero vino Jesús trayendo el antivirus de su sangre y lo instaló en el sistema operativo de la humanidad. Conectó a la iglesia con el network divino, y nos proveyó la aplicación de su Palabra, de la alabanza y de la oración. Hoy tenemos libre acceso a las redes sociales de los cielos. Estamos en el muro de Dios, y ante cualquier caída del sistema provocado por nosotros mismos, el Espíritu Santo, ingeniero en cibernética y desarrollador del network divino-humano, restablece la comunicación.

Sigamos enviando tuits a nuestro Padre y a Jesús nuestro Hermano mayor, hasta que esta realidad virtual se convierta en auténtica realidad y podamos verlos cara a cara.