Regresar

Integridad

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él. Jueces 16:20.

Sansón era fuerte. En su presencia sus amigos se sentían seguros y susenemigos temblaban. Sansón era fuerte gracias a Dios. Tanto era su poder físico que desgarró a un león sin tener armas, y mató a mil hombres vigorosos con la quijada de un burro. Luego se reía de ellos y les componía unos versos.

Solo las mujeres eran más poderosas que Sansón. El campeón de Israel veía una mujer bonita y se derretía por dentro. Le gustaban las jovencitas pícaras que le daban todo lo que pedía. Las otras, las jóvenes hebreas que ocultaban sus encantos bajo un vestuario modesto y sabían esperar hasta el matrimonio, eran "aburridas”.

Así iba Sansón por los caminos de la juventud: más fuerte que los hombres y más débil que las mujeres. Un día, una mujer lo dominó con su andar y lo hipnotizó con caricias. Sansón le confió el secreto de su fuerza: su pacto con Dios. La prueba visible del pacto era su cabello jamás cortado. Sansón se lo dijo, y ella lo embriago, luego le cortó el cabello.

Cuando llamó a los enemigos del hombre que dormía en su lecho, Dalila cometió uno de los actos más infames del noviazgo: traicionar a su amado. Los filisteos se abalanzaron contra Sansón con temor suicida, pero sus golpes les parecieron manotazos de bebé. El domador había sido domado.

La próxima vez que veas a un joven consagrado a Dios, no intentes llevarlo a tu lecho. Podrías frustrar el plan de Dios y arrastrar a un alma al fuego del infierno. Y tú, joven, la próxima vez que una extraña te sonría, sal de su campo magnético. Que tus neuronas prevalezcan sobre tus hormonas. Acuérdense de Sansón.