Regresar

Altruismo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Él dijo: El que tuvo misericordia de él. Y Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo. Lucas 10:37 (LBLA).

El buen samaritano es uno de los personajes más famosos y más queridos por los cristianos. El corazón del samaritano estaba lleno del Espíritu de Dios, por lo que rebosaba compasión. Si te hubiera encontrado herido, él te hubiera socorrido.

Albert Schweitzer fue otro buen samaritano. Este médico, filósofo, teólogo y músico alemán era tío biológico del filósofo y escritor Jean-Paul Sartre. Schweitzer fue misionero en África. Su reverencia por la vida lo llevó a fundar y mantener el Hospital Albert Schweitzer en Lambarené, Gabón. Por ello le fue otorgado el Premio Nobel de la paz en 1952.

En su libro The Quest of the Historical Jesus (En busca del Jesús histórico), publicado en 1906, Schweitzer presentó a Jesús con la pasión de sus propias convicciones respecto a la vida del Maestro. Al ver a Jesús como un profeta convencido de la realidad de un reino de Dios que estaba a las puertas, se distanció del liberalismo teológico que había imperado en Alemania a lo largo del siglo XIX. Escribió también The Mysticism of Paul the Apóstol (El misticismo de Pablo Apóstol]. En estos estudios Schweitzer examinó la creencia escatológica de San Pablo y de su mensaje en el Nuevo Testamento. Se considera a Albert Schweitzer como el fundador de la Escatología Realizada.

Albert Schweitzer fue también un organista famoso y un intérprete del mejor músico de todos los tiempos, Johann Sebastián Bach. Fue también un constructor de órganos famosos. Albert Schweitzer veía la decadencia en la civilización occidental, debido a un paulatino abandono de las raíces éticas: las de la afirmación de la vida.

Admirador de Jesús, Schweitzer quiso emular su pasión por la gente. Reverente por la vida, se fue lejos de las comodidades y placeres, a servir a quienes no le podían pagar. Se fue a cuidar y proteger a los pobres, a vivir en armonía con la naturaleza, a vivir su ideal de paz, amor y servicio.

¿Serviremos hoy a los que no nos pueden pagar?