Regresar

Fraternidad

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él. Génesis 45.15.

Caín y José son caracteres opuestos. Caín es el mal hermano, José el bueno.  A Caín lo extravía su religión perversa, la de las obras propias. Dios le pide un cordero en holocausto y trae verduras al altar. A diferencia de su hermano, Abel ofrece a Dios el sacrificio que ordenó a ambos. Ha traído un cordero, el mejor de sus primogénitos, y Dios lo acepta. Caín se llena de ira contra Dios y de envidia contra su hermano. Un día, lo invita a caminar por el campo, y ahí mata a su hermano menor (Gén. 4:1-8).

                     La envidia de la virtud hizo a Caín criminal

                                                                    -Antonio Machado.

José ama a sus hermanos, pero su virtud los irrita. José le informa a Jacob la mala conducta de sus hijos Dan, Neftalí, Gad y Aser. Luego sueña que los manojos de grano de sus diez hermanos se inclinan hacia el suyo, y se les dice. Ellos interpretan que José tendrá supremacía sobre ellos, y lo aborrecen. Después Jacob le obsequia a José un manto muy fino, de variados colores, y sus hermanos tienen envidia.

Un día, José les lleva provisiones hasta Dotán, donde andan apacentando los rebaños de Jacob, y ahí sus hermanos lo echan a un pozo, y luego lo venden a unos mercaderes de esclavos. José es vendido en Egipto. Allí, durante trece años, experimenta grandes cambios de fortuna: primero es un esclavo, después el administrador de los bienes de su amo, luego lo echan a la cárcel y, por último, el faraón lo nombra gobernador.

Dios y José enriquecen a Egipto, pero sobreviene una gran sequía. No hay qué comer en toda la región, solo en Egipto. Los hermanos de José van a Egipto a comprar grano, y se encuentran con él. Después de probar su carácter, José se les da a conocer y los perdona, los llama a Egipto, les entrega la mejor tierra del país, y los alimenta mientras dura la sequía (Gén. 37-47).

Qué bueno sería tener un hermano como José. Mejor aún es ser un hermano como José.