Regresar

Matrimonio

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Génesis 2:24.

En el principio, Dios creó al hombre del polvo de la tierra y de su alientodivino. Como Adán se sentía solo, Dios le sacó una costilla y con ella formó a Eva, su esposa. Como regalo de bodas les dio el mundo con todas sus maravillas.

Adán debía administrar el mundo, y junto con Eva podía comer de todos los frutos, excepto de uno. Dios le dijo: “Del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Gén. 2:17). Todo marchaba bien, hasta que una serpiente le dijo a la mujer que podía ser como Dios con solo comer del fruto prohibido. Y la mujer comió.

La mujer le ofreció el fruto a su marido, le dijo que ella lo había comido y que le parecía bueno, que ahora era más feliz, que la serpiente había comido y no había muerto. Adán se acordó de la condena por la desobediencia, la imaginó muerta, y prefirió morir con Eva. Comió (Gén. 3:1-6). Desde entonces, la mujer peca cuesta arriba y el hombre peca cuesta abajo. La mujer le exige al hombre que la haga feliz, y nunca está satisfecha; y por una mujer, el hombre es capaz de degradarse, matar y morir.

Un consejero matrimonial comentó: “Cada mujer que me ha consultado me ha dicho lo mismo: que su marido no la hace feliz. Y cada hombre que me ha pedido consejo me ha dicho lo mismo: que su mujer se queja de que no la hace feliz”.

La mujer siempre va a querer más felicidad, y se la va a pedir al marido. Cuando ella va a la tienda, aunque vaya solo por la sal, sale cargada con otras cosas. Se comporta como un cosechador: quiere llevarse todo. Cuando un hombre va a la tienda, se comporta como un cazador: compra solo eso que necesita.

Hombre y mujer se complementan. Dios los creó así. No sabemos cómo era la relación antes del pecado, debe haber sido idílica. La relación después del pecado no es parámetro confiable para medir la compatibilidad.

Si aspiras al matrimonio, pide a Dios que te guíe hacia esa persona que llegará a ser contigo una sola carne.