Regresar

Idealismo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Corintios 2:9.

Erase un niño de nueve años que soñaba con ser astronauta. Andaba con su familia recolectando frutas en California, cuando escuchó que la NASA iba a enviar al espacio a un latinoamericano, el doctor Franklin Chang Díaz, y él también quiso viajar al espacio. Así comenzó el sueño espacial de José Hernández Moreno.

José pasó su infancia entre California y La Piedad, México recolectando frutas y verduras con sus padres y hermanos. Cuando se enteró que para ser astronauta había que ser ingeniero, estudió esta carrera. Luego se enteró que se requería una maestría y la consiguió. Después le dijeron que para ser astronauta debía ser piloto de aviones, y estudió aviación. Nada iba a impedirle viajar al espacio.

En 2001 el Ingeniero Hernández se unió a la agencia espacial estadounidense en Houston, Texas. Sus primeras tareas consistieron en trabajos de investigación. En mayo de 2004, la NASA lo eligió candidato a astronauta, y en el Centro Espacial Kennedy le asignaron el desaparecido programa de “transbordadores espaciales”. Realizó su primer vuelo en el Atlantis en 2009, como “especialista número dos”, encargado de auxiliar al comandante y piloto de la nave.

Antes que él, dos latinoamericanos habían viajado al espacio: el ingeniero mexicano Rodolfo Neri Vela, en 1985, y el doctor Franklin Chang Díaz, oriundo de Costa Rica, en 1986, 1989 y 2002.

José Hernández abandonó la NASA en 2011, pero prosigue estimulando y ayudando a los jóvenes latinos de escasos recursos para que alcancen sus sueños. En 2005 creó la “Fundación José Hernández, alcanzando las estrellas”, una organización no lucrativa que ofrece a los niños más necesitados la oportunidad de estudiar y realizarse en la vida.

Tú también puedes realizarte como persona y como profesional. Esfuérzate por llegar a ser un profesional en aquello para lo que tienes aptitudes. Y como persona, rinde tu vida a Cristo. Él te compartirá sus revelaciones, y te llevará en un viaje espacial a los lugares más asombrosos del universo.