Regresar

Paciencia y amor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El amor nunca deja de ser. 1 Corintios 13:8.

Yun Ok, una mujer bella y joven, fue a la casucha de un sabio montañés a pedirle una poción milagrosa, pero él ni la miró siquiera.

—Se trata de mi marido —insistió Yun Ok—. Pasó tres años en la guerra.

 Ahora que ha vuelto casi no me habla, ni a mí ni a nadie, y cuando habla, lo hace con aspereza. Si le doy de comer algo que no le gusta, le da un manotazo y se va. A veces, cuando debería estar trabajando, lo veo sentado en la cima de la montaña con la mirada perdida en el mar.

—Eso suele ocurrirles a los soldados. Son las huellas del espanto y el dolor —dijo el sabio—. Dentro de tres días te diré cómo haremos la poción.

Cuando Yun regresó, sin mirarla siquiera el sabio le dijo:

—El ingrediente principal de tu poción es el bigote de un tigre vivo.

–¡El bigote de un tigre vivo! —exclamó Yun Ok— ¿Cómo lo conseguiré?

—Si la poción es importante, lo conseguirás —dijo el ermitaño.

Seis meses después, Yun Ok volvió con el bigote, se lo dio al sabio y este lo echó al fuego. Yun Ok se puso histérica, y el sabio le preguntó:

—Dime cómo lo conseguiste.

—Fui a la montaña todas las noches, con un plato de carne y arroz. Le hablé al tigre con ternura para hacerle entender que deseaba su bien. Fui paciente. Sabía que no comería, pero fui una y otra vez. Nunca le hablé con aspereza. Por fin, una noche dio unos pasos hacia mí. Llegó un momento en que me esperaba en el camino y comía de mi mano. Le acariciaba la cabeza y él ronroneaba de alegría. Después de eso le arranqué el bigote.

—Sí, sí —dijo el ermitaño-, domaste al tigre y te ganaste su amor. -Pero tú arrojaste el bigote al fuego. ¡Tanto esfuerzo para nada!

-Ya no hace falta el bigote —dijo el ermitaño-. ¿Es acaso un hombre más cruel que un tigre? ¿Responde menos a la bondad? Si puedes ganar con cariño y paciencia el amor y la confianza de una bestia feroz, puedes hacer lo mismo con tu marido.

¿Tienes un cónyuge difícil? Hazle una poción de amor y ternura. Ennoblece tu alma y protegerás tu matrimonio.