Regresar

Heroísmo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Es pues la fe la sustancia de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.

Dawn Hochsprung era la directora de la escuela primaria Sandy Hook Ven Newton, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, día del tiroteo. Trabajó allí durante dos años. Cuando oyó los primeros disparos, salió a enfrentarse al hombre armado, quien la asesinó cuando ella avisaba del ataque a los profesores. Unos días antes ella hizo pasar una circular avisando que informaba del cierre de las puertas de la escuela después de las 9:30.

     Testigos del tiroteo han calificado a la maestra de primer curso, Vicky Soto, de 27 años, como una heroína. Según sus familiares, Vicky “adoraba a sus pequeños como si fueran sus propios hijos”. Cuando escuchó los primeros disparos, ella propuso a sus 17 alumnos de seis años jugar a esconderse en los armarios del aula. Los niños obedecieron, y cuando el atacante entró en la sala, Vicky le dijo que los niños estaban en clase de gimnasia. Logró salvar a los pequeños, pero ella fue asesinada.

Kaitlin Roig, maestra de primer grado, ocultó a sus quince alumnos en el baño. Según contó a la cadena ABC, pensó que ella y los niños, de entre seis y siete años, serían las siguientes víctimas. “Les dije: Sepan que los quiero mucho a todos”. Ella empujó una estantería para bloquear la puerta del baño y pidió a los pequeños que guardaran silencio. Kaitlin les dijo que “había hombres malos afuera” y que debían “esperar a los hombres buenos”.

Maryann Jacobs, una bibliotecaria, informó a los periodistas que la escuela realiza a menudo simulacros de evacuación, y que los niños sabían cómo actuar en caso de emergencia. Junto con otros tres adultos, Maryann reunió a los pequeños en un almacén donde se guarda papel y lápices de colores. Mientras ocurría el ataque, los niños estaban ocupados pintando y coloreando, pensando que se trataba de un simulacro más.

La conducta de estas mujeres ejemplares nos indica que el Espíritu de Dios sigue realizando milagros de heroísmo en muchos corazones. Pide a Jesús que te conceda su Espíritu y cuando llegue la emergencia tú también procurarás salvar la vida de otros.