Regresar

Decisión

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto. Génesis 37:28.

Los hermanos mayores aguardaban el día en que le darían a José la lección de su vida. Ese día llegó cuando apacentaban los rebaños lejos del hogar.

Desde Hebrón, lugar de residencia de su padre, José llegó a Siquem en busca de sus hermanos. Al no encontrarlos, los buscó hasta hallarlos donde había agua, en Dotán.

Un José tranquilo y jovial descargó con cuidado los víveres, pues no quería dañar su fina y colorida túnica. Nuestro padre no es justo -pensaron los hermanos. Ellos trabajaban más que él, y su ropa era rústica. Los hijos de Lea eran los más molestos con José, sobre todo Simeón. Rubén vio la oportunidad de matarlo, y entre todos lo echaron en un pozo. Luego Rubén se arrepintió. Esperaba una distracción de sus hermanos para liberarlo, pero Judá se le adelantó, y lo vendió a unos mercaderes madianitas que iban hacia Egipto (Gén. 37:12-28). Le pagaron veinte monedas de plata. Luego los hermanos mataron una cabra y mancharon con su sangre la túnica desgarrada de José, se la entregaron a Jacob y dijeron que una fiera lo había devorado.

Hay un momento en la vida cuando el hombre se ve forzado a decidir su destino. Ese momento llegó para José cuando desde la caravana miró las colinas entre las cuales se hallaba el campamento de su padre. Intuyendo que jamás regresaría, José decidió vivir su soledad de la mano del Dios de su padre Jacob.

Este fue el momento decisivo en su vida. Desde entonces, los cambios de fortuna llevaron a ese metal precioso de la cantera a la fragua, de la fragua al yunque, del yunque al servicio. Y de ahí al reconocimiento y a la gloria. Dios estaba con él, y esta era su garantía de prosperidad.

Llegará el día en que tendrás que decidir tu destino. Decídelo en favor de Dios, y todo lo bueno que anhelas te vendrá por añadidura.