Regresar

Armonía

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Salmo 133:1.

Un día, temerosos de que Saúl se vengara con ellos, sus familiares vinieron a David en la cueva. El rostro del fugitivo se iluminó y las lágrimas nublaron su vista cuando vio a su padre Isaí bajar del asno y andar con pasos vacilantes. Tras él su madre anciana, sostenida por sus hermanos encanecidos, y luego sus hermanas Sarvia y Abigail (1 Crón. 2:16).

Sus cantos y oraciones convirtieron la cueva en santuario. Al calor de la hoguera repasaron los años felices en la risueña Belén: el viejo salterio con que amenizaban sus raros de ocio, los cantos vespertinos al comenzar el sábado. Rememoraron las veces que lo vieron volver a casa con la piel de un león o la testa de un oso al que había matado para salvar una oveja. Entonces, pulsando el salterio de su infancia traído por sus amados, David cantó bajo el influjo del Espíritu de Dios:

Mirad cuán bueno y cuán delicioso es

habitar los hermanos juntos en armonía (Sal. 133:1).

De ahí David escoltó a su familia hasta Mizpa de Moab, la tierra de Rut, su bisabuela, y los encomendó al cuidado del rey de Moab hasta que él volviera. Y regresó a su cuartel de roca. El Salmo 133 quedó para la posteridad como un testimonio del amor familiar.

Tal como David y su familia se amaron, debemos amarnos los que compartimos sangre y apellido. Este es el ideal expresado en El hogar cristiano: “El hogar debe ser hecho todo lo que la palabra implica. Debe ser un pequeño cielo en la tierra, un lugar donde los afectos son cultivados en vez de ser estudiosamente reprimidos. Nuestra felicidad depende de que se cultive así el amor, la simpatía y la verdadera cortesía mutua... El símbolo más dulce del cielo es un hogar presidido por el espíritu del Señor. Si se cumple la voluntad de Dios, los esposos se respetarán mutuamente y cultivarán el amor y la confianza” -HC 11, 12

Tal vez no has fundado un hogar, pero un día lo harás. Cuando llegue ese día piensa en esto, hazlo, y sé feliz.