Regresar

Un acto de valentía

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Vinieron las hijas de Zelofehad hijo de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, de las familias de Manasés hijo de José, los nombres de las cuales eran Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa; y se presentaron delante de Moisés y delante del sacerdote Eleazar, y delante de los príncipes y de toda la congregación, a la puerta del tabernáculo de reunión. Números 27:1, 2.

MAALA Y SUS HERMANAS

El capítulo 27 del libro de Números nos presenta a cinco hermanas que se unieron en un acto sin precedentes. Pensemos en una de estas cinco hermanas, llamada Maala. En el tiempo del éxodo, las mujeres eran personas de segunda clase, y en algunos lugares quizá tenían el mismo valor que los animales. Esto nunca fue el propósito de Dios, pero era la realidad.

Sin reparar en su posición desventajosa, Maala y sus hermanas decidieron presentarse ante Moisés y los líderes del pueblo, todos varones. “Maala y compañía” tuvieron que armarse de valor para desafiar su cultura.

Maala se propuso exigir justicia. Hoy, en los países desarrollados las mujeres gozan de libertad en aspectos que en la antigüedad nadie imaginó, pero lo que Maala exigía iba contra la tradición y el orden establecido. Ella quería defender algo que le pertenecía: la herencia de su padre.

A veces tenemos que enfrentar a personas sin escrúpulos o malintencionadas que atentan contra nuestra seguridad, nuestra dignidad o nuestra estima. Maala nos enseña que las circunstancias no deberían regirnos ni definirnos. Lo mejor de todo es que su esfuerzo fue recompensado.

No sé qué derechos estás defendiendo, pero te conviene armarte de las poderosas palabras del apóstol Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

¡Hoy es tu oportunidad de llenarte de valor, luchar y triunfar! -LF