Regresar

Mujer fuerte

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31:10.

MUJER VIRTUOSA

Leemos en el Comentario bíblico adventista que la “mujer virtuosa" es, literalmente, una “mujer de poder”. La Septuaginta traduce gunáika andréian, “mujer varonil”, lo que indica que es una mujer fuerte, vigorosa, y que posee excelentes cualidades. El hebreo podría interpretarse en el sentido de que es una mujer de carácter firme.

“Se necesitan mujeres de principios firmes y de carácter decidido, mujeres que crean que en realidad vivimos en los últimos días, y que tenemos el último solemne mensaje de amonestación que debe ser dado al mundo" -Ev, 349. Para ello, para llegar a ser mujeres de principios firmes y carácter decidido, el apóstol Pedro nos insta: “Ustedes que han nacido de nuevo y tienen la naturaleza divina, Dios les ha provisto por medio de su poder, de todas las herramientas para que crezcan espiritualmente” (ver 2 Pedro 1:1-4).

Hay algo más allá del nuevo nacimiento: hay crecimiento. El cristiano que no crece es como un bebé que corre el riesgo de morir por falta de alimento y cuidado. El apóstol nos insta a que pongamos todo empeño en crecer espiritualmente, y nos enumera los pasos que debemos seguir.

Sobre el fundamento de la fe en Cristo, debemos subir la escalera de las virtudes: “Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadan a su fe, virtud, y a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio, al dominio propio, perseverancia, y a la perseverancia, piedad, a la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor. Pues estas virtudes, al estar en ustedes y al abundar, no los dejarán ociosos ni estériles en el verdadero conocimiento de nuestro Señor Jesucristo” (2 Pedro 1:5-8, NBLH). -

¡Qué mensaje! Dios quiere que seamos productivas. Quiere que tengamos más que un conocimiento sencillo. Quiere poner a trabajar en nuestras vidas todas estas virtudes, haciéndonos más eficaces. En efecto, Pedro te está diciendo: “Bueno, querida, Dios quiere que te comprometas totalmente con él, para poder así transformar tu vida”. ¿Estás lista?

Oración: Dios Santo, quiero esforzarme para crecer en tu gracia. Te pido que bendigas mis esfuerzos y que los recibas como agradecimiento por haberme redimido. Quiero ser productiva para tu gloria. En el nombre de Jesús te lo pido. Amén. -AC