Regresar

Mujer madre

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6.

SUSANNA WESLEY

Con frecuencia he escuchado la pregunta: ¿Cómo puedo criar a mis hijos a fin de que permanezcan fieles a Dios? La respuesta no es sencilla, pero el consejo de Salomón contiene mucha sabiduría.

Nuestros hijos nos son dados en préstamo, por algún tiempo, a fin de que los preparemos para esta vida y la venidera. Educarlos conlleva mucho más que simplemente darles techo, ropa y comida. Sin embargo, no estamos solas en esta tarea. Dios promete darnos sabiduría si se la pedimos; ¡y promete dárnosla abundantemente (ver Santiago 1:5)!

Es muy importante recalcar que enseñamos a nuestros hijos mucho más con nuestro ejemplo que con las palabras o la disciplina. Susanna Wesley se valió de estos dos métodos al criar a sus hijos. Dos de ellos, John y Charles, dedicaron sus vidas al ministerio de la Palabra y de la música. John Wesley es conocido como el fundador de la Iglesia Metodista. Predicó de Cristo a casi un millón de personas. Charles Wesley compuso más de 3.000 himnos, muchos de los cuales aún cantamos hoy en nuestros servicios de adoración. Entre los himnos compuestos por él se encuentran: “Cariñoso Salvador" (HASD #421), “Se oye un canto en alta esfera" (HASD #79), “Cristo ha resucitado” (HASD #105).

Susanna no fundó una iglesia, pero es conocida como “la madre del metodismo", porque sus dos hijos, John y Charles, consciente o inconscientemente, aplicaron las enseñanzas que, con su ejemplo, ella les dio en su hogar.

Susanna podría haberse amargado y quejado por haber sido abandonada con sus hijos, pero prefirió aferrarse a Dios con todo su corazón. Se propuso transmitir a sus hijos la fe en el Todopoderoso y tener una relación personal con todos y cada uno de ellos. Ella escribió a su ex esposo, contándole cómo dedicaba tiempo cada noche para hablar con cada uno de sus hijos. Además de realizar todos los quehaceres del hogar y de su finca, ella fue también la única educadora de sus hijos.

Querida, no sé cuáles son tus desafíos; lo que sé con certeza es que el mismo Dios y Padre omnipotente quiere auxiliarte si lo buscas diariamente mediante la oración y el estudio de su Palabra. Él recompensará tus esfuerzos y te bendecirá a ti y a tus hijos. —AC