Regresar

Enamorada

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Pero Mical la otra hija de Saúl amaba a David; y fue dicho a Saúl, y le pareció bien a sus ojos. 1 Samuel 18:20.

MICAL

El texto dice que Mical estaba enamorada de David, y Saúl se la ofreció La cambio de que presentara los prepucios de cien filisteos, pues suponía que David moriría en el intento. David aceptó el desafío, le presentó al rey doscientos prepucios filisteos, y recibió a Mical como esposa, pero a partir de ese momento, Saúl “tuvo más temor de David” y se convirtió en su pertinaz enemigo (ver 1 Samuel 18:17-29). Después, cuando el odio de Saúl hacia David alcanzó su punto máximo, Mical ayudó a su esposo a escapar de la cólera del rey (ver 1 Samuel 19:11-17). Durante la larga ausencia de David, Saúl dio a Mical en matrimonio a Palti, el hijo de Lais, de Galim (1 Samuel 25:44).

Algún tiempo después, Abner intentó llegar a un pacto con David, pero este rehusó verlo a menos que llevara con él a Mical. David hizo llegar su petición a Is-boset, hijo de Saúl, por medio de un mensajero, y como resultado Paltiel perdió a su esposa Mical, que fue devuelta a David (ver 2 Samuel 3:12-16).

Más tarde, cuando David ya era rey, hizo llevar el arca del pacto a Jerusalén y demostró su júbilo por la adoración de Jehová danzando eufóricamente. Mical lo despreció, y le dijo que se veía ridículo danzando en público. Entonces David la castigó: no convivió más con ella, la confinó a la soledad, y Mical murió sin descendencia (2 Samuel 6:14-23).

¿Quién fue Mical? ¿Un simple trofeo de guerra, un objeto de intercambio entre los hombres del poder? Según algunos eruditos bíblicos, basados en 2 Samuel 21:8, Mical pudo haber criado a los cinco hijos de Merab, su hermana. Imagino a Mical como una tía amorosa, que depositó en los cinco hijos de su hermana el amor de una madre.

La vida es injusta. O, más bien, así la hacemos. Así era aquella sociedad. ¡Pero cuán sublime es el amor de una mujer! Fluye con naturalidad, como la luz del sol, y es poderoso como río crecido.

Quiero creer que Mical se aferró a los mejores días vividos con David. Puede que el amor de aquellos años de juventud la haya consolado en los días tristes y la haya redimido delante de sí misma, a pesar del desprecio de los hombres. ¡Dios está con nosotras en todo momento! -FB