Regresar

Iluminando a todo el mundo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto. Proverbios 4:18.

ELENA HARMON DE WHITE

Cuando asoman en el horizonte los primeros destellos de la aurora, sabemos que el sol saldrá pronto en todo su esplendor. Tan cierto como que el sol sale todos los días, debemos creer y confiar en la promesa para este día. Además, la Biblia nos asegura que “el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). Por lo tanto, no hagamos pausas en nuestro crecimiento espiritual, y mucho menos retrocedamos: “Más el justo vivirá por fe; pero si retrocede, no agradará a mi alma” (Hebreos 10:38, RV95). Es como si un día fuésemos cristianos y al otro no. O si solo nos ponemos el traje de cristianos cada sábado para ir a la iglesia.

"No es seguro ser cristianos ocasionales. Debemos ser semejantes a Cristo en nuestras acciones en todo tiempo. Entonces, por la gracia, estaremos seguros para este tiempo y para la eternidad... Nuestra única seguridad para no caer en el pecado consiste en mantenernos constantemente bajo la influencia modeladora del Espíritu Santo y al mismo tiempo participar activamente en la causa de la verdad y de la justicia, desempeñando todo deber dado por Dios, pero sin asumir cargas que él no nos haya impuesto" -CM, 471.

De todas las visiones que Elena G. de White recibió, hay una que hubiera querido que todos tuviéramos el privilegio de presenciar Al principio, ella miraba el mundo en una densa oscuridad, pero de repente comenzaron a resplandecer hermosas luces como estrellas que aumentaban. Eran los creyentes en Jesús guardadores de los mandamientos que serían como “rayos de luz cada vez más brillantes, iluminando todo el mundo”. Estas ráfagas de luz aumentaban en brillo y su luz era de gran alcance, y muchas más luces se iban agregando. Entonces hubo gozo en el cielo; claro está, ¡los rayos provenían directamente de Jesús!

¿Serás una más de las luces que se encienden y aumentan su brillo, o de las que menguan y se apagan? Pide hoy al Señor Jesús que te bendiga, para que tu luz brille como la luz de la aurora. - GM