Regresar

Madre "de fe robusta"

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. Hebreos 11:23.

JOCABED

 “Jocabed, la madre hebrea de fe robusta y que no temía 'el mandamiento del rey', fue la mujer de la cual nació Moisés, el libertador de Israel” -HC, 217. Podemos parafrasear el versículo de hoy así: “Por la fe Jocabed escondió a Moisés durante tres meses, porque vio que Dios le había dado un hijo especial, un niño hermoso, y no temió desobedecer la orden del rey”. Por la fe dejó su hijo en el río Nilo en una cesta y después lo entregó a la hija del faraón. El bebé estaría lejos de ella, pero a salvo.

Cuando era adolescente, Norma tuvo que salir de su país de origen para buscar una vida mejor. Sola, en un país extraño, encontró a un joven alegre que pronto la dejó para seguir su camino. Meses después ella dio a luz a una hermosa niña. La pequeña Karla creció y se volvió una chica rebelde. Norma era temerosa de Dios y, después de orar mucho, decidió internar a su hija en un colegio cristiano en su país natal. Familiares y amigos criticaron esa decisión. Karla tampoco estaba de acuerdo, y amenazó con irse de casa antes que ser enviada al internado. Pero Norma permaneció firme y, aferrándose a su “fe robusta” en Dios, bendijo a su niña y la mandó lejos de ella, pero cerca de Dios, pensando en el ambiente que iba a rodear a su hija hasta su formación profesional.

Solo Dios y Norma saben las penurias que tuvo que pasar para pagar los estudios de Karla. Pero a la distancia, la joven comprendió los motivos de su querida madre. Así que honró su sacrificio, esforzándose y obteniendo becas por sus buenas calificaciones a fin de no ser una carga pesada para su madre. Por la gracia de Dios, Karla llegó a ser una mujer de bien, una cristiana ejemplar, una hija agradecida y una profesional exitosa.

Existen muchas mujeres y madres de “fe robusta” que, mirando el peligro en que están sus hijos, toman decisiones difíciles pero basadas en los mandamientos de Dios, que dan como resultado la salvación de sus vidas.

Quiera Dios que desarrollemos una “fe robusta” que nos impulse a la acción en el momento preciso. — GM