Regresar

Más allá de las tinieblas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:8.

HELEN KELLER

¿Cómo puede una persona ser activista social, educadora, conferenciante y periodista, sin ver, escuchar y, al hablar, hacerlo con mucha dificultad? Ese fue el caso de Helen Keller. Nació viendo y oyendo, comenzó a hablar a los seis meses y a caminar al año, pero desarrolló una enfermedad conocida entonces como “fiebre cerebral”, y como resultado quedó ciega y sorda.¹ Algunos creen que pudo haber sido meningitis o fiebre escarlata.

No obstante, sus limitaciones físicas y la repercusión emocional natural en estos casos, Helen Keller se distingue por su trabajo profesional y su participación en la misión en favor de los discapacitados, tanto sordos como ciegos.

Creo que Helen, a pesar de ser ciega, pudo ver más allá de lo que el ojo humano puede lograr. Escribió doce libros incluyendo una autobiografía. Conoció a grandes personajes tal como a los presidentes Dwight Eisenhower, Calvin Coolidge y Lyndon Johnson; al escritor Mark Twain, al filántropo Andrew Carnegie, y a los inventores Thomas Edison y Alexander Graham Bell, quien dijo que fue más agradable trabajar con los sordos que inventar el teléfono.² De acuerdo a Mark Twain, Helen Keller y Napoleón Bonaparte fueron las personas más interesantes que surgieron del siglo XIX.³

Hoy quisiera dejar contigo la idea de que no solo se puede ver con los ojos. Se puede ver con las manos, el olfato, la imaginación y el corazón. Tal como lo ejemplifica Helen Keller, podemos ser personajes distinguidas por el mero hecho de serlo, o ser reconocidas por nuestro aporte al bienestar de los demás. Podemos ser capaces de ver la pobreza, la angustia, la ansiedad y la agitación en el corazón de los que nos rodean cuando aparentan felicidad y bienestar. Podemos ser sensibles al grito de angustia, al clamor por ayuda, a la súplica silenciosa que ruega por una mano amiga, cuando otros parecen inconscientes de la necesidad ajena.

Bajo la dirección de Dios, podemos ver más allá de las tinieblas que rodean a nuestro mundo y compartir con la gente un mensaje de fe y esperanza. Salgamos hoy, amiga, a enfrentar al mundo con una nueva visión. -SS

1. “Helen Keller Biography en: https://www.biography.com/people/helen-keller-9361967.

2. https://www.biography.com/news/alexander-graham-bell-and-helen-keller.

3. “Helen Keller Biography".