Regresar

La crítica

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Saúl envió luego mensajeros a casa de David para que lo vigilasen, y lo matasen a la mañana. Mas Mical su mujer avisó a David, diciendo: Si no salvas tu vida esta noche, mañana serás muerto. Y descolgó Mical a David por una ventana; y él se fue y huyó, y escapó. Tomó luego Mical una estatua, y la puso sobre la cama, y le acomodó por cabecera una almohada de pelo de cabra y la cubrió con la ropa. 1 Samuel 19:11-13.

MICAL

El nombre de David brilla como un sol en la historia sagrada, el de Mical pasó como un cometa. Brilló con luz deslumbrante cuando salvó a David de la muerte, y se apagó cuando lo criticó.

Saúl quería matar a David porque era más popular que él. Las mujeres cantaban: “Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles", y danzaban al ritmo de los panderos (1 Samuel 18:7).

David era yerno de Saúl, quien usaba a sus hijas como trofeos. Cuando David mató a Goliat le dio a Merab, su hija mayor, y cuando David le cayó mal, se la entregó a Adriel. Entonces Mical vio su oportunidad. Cuando David realizó otra hazaña, Saúl se la dio (1 Samuel 18:17-27).

Una noche, cuando Saúl mandó matar David, Mical lo ayudó a escapar. Pero Mical selló su destino cuando se burló de David y lo censuró en público porque cantaba y saltaba de alegría mientras el arca del pacto era trasladada hacia Jerusalén (2 Samuel 6:16).

A Mical. David le pareció ridículo e impúdico cuando danzaba delante de Jehová, porque en algún momento la túnica se le levantó un poco, y lo menospreció.

En respuesta, David, quien también era profeta, pronunció una terrible maldición sobre Mical: que nunca tuviera hijos. Y así fue.

David y Mical pudieron fundar una dinastía real, pero la crítica le impidió a ella concebir. Repudiada por su marido y menospreciada por la sociedad hebrea, Mical se fue consumiendo. El bumerán que lanzó volvió contra ella. Criticó una vez y fue criticada por el resto de sus días. Y como estrella fugaz, se hundió en el silencio de los tiempos y en el olvido de los hombres.

La próxima vez que el prestigio o la vida tu marido esté en peligro, haz todo lo posible para salvarlo, como hizo Mical. Nada más. La crítica no es buena, la autocrítica es mejor. -LC