Regresar

Belleza y sabiduría

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Era aquella mujer de buen entendimiento y de hermosa apariencia. 1 Samuel 25:3.

ABIGAIL

Cuando David era un fugitivo huyendo de Saúl, había acampado cerca de las posesiones de Nabal y había protegido sus pastores y rebaños... En tiempos de necesidad, David envió mensajeros a Nabal solicitando en forma cortés alimentos para él y sus hombres. Nabal respondió con insolencia y devolvió mal por bien al rehusar compartir su abundancia con sus vecinos... Cuando los mensajeros retornaron con esta respuesta insolente, se despertó la indignación de David y resolvió buscar una rápida venganza.

Después de que Nabal hubo despedido a los jóvenes de David, uno de los criados de Nabal se dirigió apresuradamente a Abigail, esposa de Nabal, y la puso al tanto de lo que había sucedido (ver 1 Samuel 25:14-17).

Sin consultar a su marido ni decirle su intención, Abigail hizo una provisión amplia de abastecimientos y, cargada en asnos, la envió a David bajo el cuidado de sus siervos, y fue ella misma en busca de la compañía de David. La encontró en un lugar protegido de una colina...

Abigail se dirigió a David con tanta reverencia como si hubiese hablado a un monarca coronado... Con palabras bondadosas procuró calmar los irritados sentimientos de él, y suplicó en favor de su marido...

Abigail no atribuyó a sí misma el razonamiento que desvió a David de su propósito precipitado, sino que dio a Dios el honor y la alabanza. Luego le ofreció sus ricos abastecimientos como ofrenda de paz a los hombres de David, y aún siguió rogando como si ella misma hubiese sido la persona que había provocado el resentimiento del jefe...

Esa misma noche, [Nabal] realizó una fiesta extravagante para sí mismo y sus amigos pendencieros. Comieron y bebieron hasta que se hundieron en el estupor de la borrachera. Al día siguiente... su esposa le contó cuán cerca había estado de la muerte y cómo se había evitado la calamidad...

Esta historia nos permite ver que hay circunstancias en las que es correcto que una mujer actúe rápidamente, con decisión e independencia, cuando sabe cuál es el camino del Señor...

El Señor desea que la esposa le dé el debido respeto a su esposo, siempre que esto esté de acuerdo con la voluntad de Dios. -Elena G. de White, HD, 41-44