Regresar

La verdadera celebración

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios. Primero, los creyentes que hayan muerto se levantarán de sus tumbas. Luego, junto con ellos, nosotros, los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Entonces estaremos con el Señor para siempre. 1 Tesalonicenses 4:16, 17, NTV.

Acompañado de tres amigos, estaba viajando por Europa. Éramos estudiantes universitarios y eran las vacaciones de Navidad. Quedaban apenas unos días para el fin de año, todos los que viajábamos juntos estábamos tratando de decidir dónde recibir el año nuevo. Pensamos en Londres, Roma y Barcelona, pero nos decidimos por París. Llevábamos cuatro meses viviendo y estudiando en Francia y habíamos aprendido bastante bien el idioma, así que nos gustó la idea de ir a algún lugar en el que pudiéramos comunicarnos con la gente.

Llegamos a París el 31 de diciembre, a las 8:00 de la mañana, y encontramos un lugar donde pasar la noche. A las 8:00 de la noche, la calle principal de París, Champs-Élysées, estaba atestada de gente, miles de personas. A las 9:00, el tránsito se paralizó. La calle se convirtió en un estacionamiento de un kilómetro y medio de largo, con diez carriles de ancho. Los autos no pudieron moverse hasta después de la medianoche.

Durante la siguiente hora continuaron llegando multitudes de personas. Se lanzaban fuegos artificiales y todo el mundo cantaba y celebraba en las calles. La celebración llegó a su clímax a la medianoche, y continuó hasta la madrugada. Cerca de las 12:30, nos dirigimos a la estación del tren subterráneo para regresar al hotel, pero muchos más tuvieron la misma idea. Si no te gustan los lugares atestados, esto hubiera sido una pesadilla para ti. Había tantas personas apretujándose en nuestro vagón, que a unos pocos metros una joven se desmayó. Por fin, luego de esforzarnos por pasar entre miles de personas que celebraban Año Nuevo, llegamos a nuestra habitación cerca de las 3:00 de la mañana.

En la Segunda Venida de Cristo habrá dos grandes celebraciones. Primero, los creyentes que murieron se levantarán de sus tumbas. ¡Esa será una reunión insólita, ya que conoceremos a personas que murieron hace miles de años! Luego, el pueblo de Dios que esté vivo, y quienes hayan resucitado, serán llevados juntos en las nubes para una reunión aun mayor: con Jesús. ¡Qué asombroso! ¡Ojalá llegue muy pronto ese día!