Regresar

Un viaje de proporciones bíblicas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmo 119:105, NVI.

Durante un verano trabajé en Jordania participando en excavaciones arqueológicas. Todos los fines de semana tenía la oportunidad de salir a explorar los diferentes lugares de interés en las zonas aledañas. Considerando que nos encontrábamos en tierras donde tuvieron lugar eventos bíblicos, siempre estábamos ansiosos de que llegara el fin de semana para pedir prestado el automóvil para el personal y salir a explorar.

Un fin de semana, varios compañeros decidimos ir en el auto hasta la frontera norte de Jordania. La frontera occidental de Jordania limita con Israel, pero este día viajábamos al norte, a un lugar donde Jordania limita con los Altos del Golán, una zona fronteriza entre Israel, Siria, Líbano y Jordania. Probablemente te preguntas por qué queríamos viajar hacia esa zona; espera un poco y te lo diré.

Una vez que finalizamos nuestra planificación, esperamos con mucha ansiedad que llegara el fin de semana. Finalmente llegó el día y cargamos el automóvil, tomamos nuestro mapa, y los cuatro muchachos emprendimos el camino. Luego de un par de horas de manejar, comenzamos a subir una montaña, pues nos dirigíamos hacia un mirador alto justo en la frontera. Finalmente llegamos, paramos a un lado de la carretera y caminamos hasta el mirador. Miramos hacia abajo y pudimos ver claramente la razón por la que habíamos viajado hasta allí. Ante nuestros ojos se veía todo el mar de Galilea. Ahí es donde la tormenta azotó el bote de los discípulos mientras Jesús dormía. Ahí los discípulos salieron a pescar en sus botes. Ahí Jesús caminó sobre el agua e hizo muchos otros milagros. En la orilla norte estaba Capernaum, donde Jesús vivió.

Somos muy bendecidos porque podemos tener una Biblia. Muchas personas a lo largo de la historia han muerto por intentar tener un ejemplar de este Libro, repleto de historias reales y maravillosas reveladas por Dios que te informan acerca del universo y de cuánto te ama tu Creador. No des por sentado que ya sabes de la Biblia; léela todos los días, y permite que Dios te guíe.