Regresar

Una tardecita en Roma

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Hermanos, les rogamos que amonesten a los perezosos. Alienten a los tímidos. Cuiden con ternura a los débiles. Sean pacientes con todos. 1 Tesalonicenses 5:14, NTV.

Hace poco viaje a Roma con mi familia. Nuestro lugar de hospedaje se encontraba en la parte antigua de la ciudad, así que tras registrarnos en el hotel decidimos salir a pasear un rato. Por la noche, Roma se convierte en una ciudad muy distinta. Durante el día, todos están corriendo de aquí para allá, yendo apresuradamente al trabajo o a la universidad; los negocios y mercados están llenos, y las personas se visten profesionalmente. Por la tardecita, todo cambia y hay aún más gente en las calles, pero ahora todos han salido simplemente para pasar tiempo con sus amigos y familiares. Las terrazas están llenas de gente sentada, charlando y disfrutando de la compañía mutua. Los restaurantes están repletos de gente comiendo, pasándola bien, y siempre se oye música de fondo.

Al poco tiempo, llegamos a la Piazza di Spagna [Plaza de España], en la cual había cientos de personas. En el centro había varios escalones que subían una colina en dirección a una iglesia. Estos escalones probablemente son el lugar más famoso de toda la ciudad para sentarse. Llevan allí cientos de años, y se les conoce como los Escalones Españoles. Mis hijos tenían curiosidad por saber cuántos escalones había en total, así que mientras mi esposa y yo nos sentamos a disfrutar del ambiente, los observamos contar cuidadosamente todos los escalones. Contaron 135 gradas en total. También compramos un poco de gelato y lo comimos en los escalones. El gelato es un delicioso helado italiano que viene en una enorme variedad de sabores. Hay tantos lugares lindos en Roma. No es de extrañar que alguien inventara la frase: “Roma no se construyó en un día”. Quiere decir que las cosas buenas requieren de tiempo y paciencia.

¿Tienes suficiente paciencia? Déjame darte un simple consejo: tendrás una vida más feliz si aprendes a ser una persona paciente. Sé que cuesta lograrlo, pero es mejor tener mucha paciencia que no tener suficiente. Pídele hoy a Dios que te conceda paciencia.