Regresar

Un señor, un castillo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas. Mateo 6:24, NVI.

Escocia es un país maravilloso para recorrer. El terreno puede ser rocoso y montañoso en un momento, y verde y tupido al siguiente. Una de las paradas que queríamos hacer mientras manejábamos por Escocia era visitar el Castillo de Balmoral. Aunque la realeza británica posee muchos castillos y palacios, Balmoral es uno de los pocos que no es propiedad de la Corona, ya que fue comprado de forma privada por el esposo de la reina Victoria en 1852, como un lugar de retiro. Cuando lo compró, opinó que era demasiado pequeño, así que comenzó inmediatamente las obras para ampliarlo y adaptarlo a las necesidades de la reina. Hagamos una pausa por un momento. Yo sé que a la mayoría de nosotros nos cuesta entender la necesidad de demoler un castillo para construir uno nuevo y más grande, pero eso es lo que sucedió en este caso.

Cuando visitamos Balmoral, solo se nos permitía ir al gran salón de baile, porque el resto del castillo se utilizaba regularmente como lugar de descanso de la familia real. También pudimos caminar por los jardines y los establos. Tengo que decir que fue impactante ver cómo viven algunas personas, especialmente considerando que esta es solo una de sus casas de campo.

Una vez vi una calcomanía en un automóvil lujoso que decía algo como: “El que muere con más juguetes gana”. Este dicho se refiere a acumular muchas posesiones materiales. No es pecado ser rico, pero sí es un problema hacer del dinero y de las cosas materiales la prioridad máxima de la vida.

La Biblia nos aconseja que no amemos el dinero. Amar y desear cosas materiales es una distracción que aparta nuestra atención de Dios, y la Biblia deja claro que no podemos servir a dos señores. O Dios o el dinero. Si tienes la bendición del dinero, está bien, pero pídele a Dios que te ayude a que no se convierta en tu señor. Ora y pide a Dios que te ayude a usarlo para honrarlo y para el bien de los necesitados.