Regresar

Un mundo subterráneo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria ahora y para siempre! Amén. 2 Pedro 3:18, NVI.

Hace varios años, mi esposa y yo fuimos a visitar a unos amigos que vivían en Toronto, Canadá. Ellos fueron unos anfitriones maravillosos, y nos llevaron a visitar algunas de las atracciones principales de la ciudad. Manejando por allí, pronto descubrimos una de las atracciones más famosas de la ciudad, pero no podíamos llegar hasta ella manejando, ¡porque estaba escondida bajo nuestros pies! Me refiero al complejo de túneles subterráneos de Toronto, el mayor centro comercial subterráneo del mundo.

En el año 1900, se construyó el primer paso peatonal subterráneo, para que los compradores pudieran ir de un lado de la calle al otro sin tener que lidiar con el tráfico. Al pasar los años, se construyeron más y más pasos, y se expandió la red de túneles subterráneos entre oficinas, negocios, gimnasios, consultorios médicos, parques, e incluso edificios de viviendas. La red de túneles es tan grande que hay varias estaciones del tren subterráneo que las conectan.

Hoy, a la red de túneles subterráneos de Toronto se la conoce como PATH. Teóricamente, ¡podrías vivir allí abajo toda tu vida! Mientras paseábamos por allí con nuestros amigos, nos impresionó lo grande que es. Más tarde descubrimos que hay cerca de 30 kilómetros [18 millas] de túneles allí abajo, que conectan casi mil negocios. Nos asombró que uno puede encontrar prácticamente cualquier cosa que necesite caminando por los túneles de Toronto. Estas redes han estado creciendo y expandiéndose durante más de cien años. Los nuevos planes incluyen casi duplicar el tamaño de la red en los próximos años.

Los negocios crecen, las ciudades crecen, y las personas también crecemos. Tú también estás creciendo, pero no olvides que crecer no significa simplemente hacerse más alto. El tipo de crecimiento que Dios quiere ver en ti es en sabiduría y en humilde servicio a Dios y a los demás. ¿Te comprometerás hoy a hacer todo lo que esté en tu mano para crecer espiritualmente? Al crecer, recuerda darle la gloria a Dios por todas las cosas maravillosas que hagas.