Regresar

El Eurotúnel

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Como un pastor que cuida su rebaño, recoge los corderos en sus brazos; los lleva junto a su pecho, y guía con cuidado a las recién paridas. Isaías 40:11, NVI.

Durante nuestro último viaje a Europa, mis hijos me preguntaron si podíamos hacer una corta visita a Londres, en el Reino Unido. No estaba en nuestros planes visitar Londres, porque era un poco difícil llegar allí, ya que el Reino Unido es una isla separada del continente. Cuando comencé a preguntarme cuándo tendríamos otra oportunidad de visitar Europa en familia, decidí mirar qué opciones había para incluir Londres en nuestro viaje. Había básicamente tres opciones: una, podíamos tomar un avión, pero eso sería muy costoso. Dos, podíamos cruzar en transbordador el Canal de la Mancha, y después manejar hasta Londres. La tercera opción era ir por el Eurotúnel. Probablemente te estés preguntando: ¿Qué es el Eurotúnel? Es el nombre que se le dio al túnel que une Francia y el Reino Unido. Se terminó de construir en 1994 y, en su punto más profundo llega a 75 metros [250 pies] por debajo del nivel del mar. ¡Eso equivale a un edificio de más de veinte pisos!

Cerca de Calais, llegamos al extremo francés del túnel. Pagamos nuestro boleto, y se nos señaló que hiciéramos fila detrás de otros autos. Pronto nos indicaron cómo subir a unos trenes especiales que nos transportarían por el túnel hasta el Reino Unido. Al principio pensé que el Eurotúnel era un túnel por el que los autos podían transitar; pero en lugar de eso, subimos a un tren que transportó nuestro auto con toda comodidad hasta el otro lado en solo 35 minutos.

Hay algo reconfortante en que nos lleven a nuestro destino. Es reconfortante saber que Dios nos está cuidando. Cuando nos entregamos a él, él nos lleva en sus brazos. Me encanta el ejemplo que usa la Biblia de un pastor y su rebaño. Somos los corderos de Dios, y él nos abraza cerca de su corazón. Pídele a Dios que sea tu Pastor, que te lleve con amor en sus brazos y te proteja hoy.