Regresar

Dios sabe qué es lo mejor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! Salmo 91:4, NVI.

Mi esposa y yo manejamos por el sur de África a principios de 2000. Naturalmente, teníamos una idea básica de los lugares que queríamos visitar durante nuestra estadía. Nuestro tiempo en África se estaba acabando cuando nos encontramos manejando hacia el sur, atravesando Zimbabwe, hacia Sudáfrica, donde giraríamos al este hacia la ciudad de Maputo, en Mozambique. Las semanas anteriores a nuestro viaje a África habíamos escuchado tristes noticias acerca de Mozambique. Varios meses antes había llovido durante cinco semanas seguidas en algunas regiones del país, lo cual había causado gran devastación. Muchos de los ríos principales del país se desbordaron. Procuramos informarnos si la situación había mejorado, para poder visitar el país. Un par de semanas antes de nuestro viaje, la inundación comenzó a disminuir, pero cuando manejábamos hacia allá, la situación volvió a empeorar. El ciclón Eline tocó tierra en Mozambique, e hizo tantos daños que todavía se lo considera el peor desastre natural del país en un siglo.

Nunca llegamos a Mozambique. La frontera se cerró un par de días antes de que llegáramos, lo que fue una bendición disfrazada. Si hubiéramos ido solo un par de días antes, podríamos haber quedado atrapados en el país durante la terrible tormenta. En cambio, giramos hacia el sur y visitamos Suazilandia, y evitamos los efectos de la tormenta. No obstante, nuestro corazón y nuestras oraciones estuvieron con las personas de Mozambique, a unos cientos de kilómetros, mientras enfrentaban la furia de la tormenta.

Con el paso del tiempo, soplarán tormentas en tu vida. No hay manera de evitarlas; forman parte de la vida en este mundo pecaminoso. Lo mejor que puedes hacer es estar preparado para cuando lleguen las tormentas, poniendo tu fe en Dios y refugiándote bajo sus alas.