Regresar

Atrapados por una tormenta de nieve

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos. Proverbios 16:28, NVI.

Me encanta experimentar las cuatro estaciones cada año en Míchigan. Durante la primavera todo vuelve a la vida y en color. Los días de verano son cálidos y agradables. El otoño es mi estación preferida, ya que la temperatura comienza a refrescar y las hojas de los árboles toman colores magníficos, para luego caer al suelo. Cuando llega el invierno, generalmente hay abundancia de nieve y el clima es muy frío.

Hace algunos años, durante una tormenta de invierno especialmente intensa, el pronóstico anunció un “triple golpe”: (1) grandes cantidades de nieve, (2) vientos fuertes, y (3) temperaturas muy bajas. Un día durante la tormenta, mi esposa tenía que salir hacia su trabajo a las 6:00 de la mañana. Quité la nieve del acceso para que ella pudiera salir, y oramos pidiendo que llegara bien al trabajo. Menos de un minuto después recibí una llamada telefónica de ella. A unos metros más adelante, un ventisquero, o muro de nieve enorme, de dos metros y medio [8 pies] de profundidad había bloqueado la calle, y debido a la pobre visibilidad, mi esposa se había estrellado con él y no podía salir. Conduje mi Jeep hasta donde estaba ella. Luego conducimos en la dirección opuesta, para ver si podíamos salir por otro camino, pero descubrimos que los vientos habían derribado un gran árbol que bloqueaba toda la calle. ¡Estábamos atrapados!

Esto me recordó que Satanás procura constantemente atraparnos con malos hábitos. Uno de los hábitos más destructivos en que las personas quedan atrapadas parece inofensivo, pero no lo es: el chisme. Hay dos grandes problemas con el chisme: (1) El que cuenta chismes lo hace para quedar bien, mientras deja mal a los demás. (2)

El chisme a menudo incluye mentiras o detalles vergonzosos que no deberían compartirse. El chisme se opone al cristianismo, y es una forma segura de destruir una relación. No participes en chismes, y si escuchas a otra persona haciéndolo, envía un fuerte mensaje alejándote de ella.