Regresar

Las leyes de la vida

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla. Santiago 1:25, NVI.

Al menos una vez al año, mi familia y yo vamos en auto desde Michigan hasta Florida, a veces por trabajo, a veces para visitar a nuestros familiares, y a veces para descansar o tomar un respiro del frío invierno del norte. Hace poco regresábamos de un viaje a Florida, y decidimos elegir un lugar en el cual detenernos y hacer algo divertido. Anteriormente había encontrado un lugar en el pequeño pueblo de Horse Cave, Kentucky. Justo en el centro del pueblo encontramos Hidden River Cave [La cueva del río escondido]. Pensé que era poco común encontrar una cueva en pleno centro de un pueblo, pero allí estaba, una gran cueva del tamaño de una cuadra. Compramos las entradas, nos guiaron hacia abajo por unos escalones hasta la entrada de la cueva, y nos dieron una visita guiada. Tras la visita, decidimos participar en dos actividades que ofrecían en la cueva.

Primero, nos pusimos arneses y nos llevaron a la saliente superior de la cueva, donde pudimos lanzarnos por una tirolesa sobre el gigante agujero que había en el suelo y que llevaba a la abertura de la cueva. Luego nos llevaron a otra parte, donde nos ataron a otra soga que colgaba sobre una pared rocosa de 23 metros [75 pies], hasta el fondo del agujero. Uno por uno retrocedimos por el borde de la pared rocosa y descendimos en rapel hasta el fondo. Cuando practicas rapel, estás atado a una soga y te dejas bajar por la pared rocosa poco a poco, o puedes ir soltando la soga más rápido y descender con bastante rapidez.

La ley natural de la gravedad hace que esta experiencia sea posible. Pero no solo la naturaleza tiene leyes. Los seres humanos también han producido leyes para que todos podamos vivir civilizadamente en este planeta que compartimos. Es importante obedecer esas leyes. Pero las leyes más importantes son las que Dios nos ha dado. ¡Tenlas siempre en cuenta y serás bendecido!