Regresar

El viaje en taxi

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. Gálatas 3:28, NVI.

Para poder visitar a la familia de mi esposa en Cuba tuve que pedir un permiso del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Cuando llegamos a La Habana, nos encontramos con la familia e hicimos planes de visitar un poco el centro de la ciudad. El plan era ir en taxi, pero para lograrlo mi esposa y yo teníamos que hacernos pasar por residentes cubanos. En esa época en Cuba había dos versiones de muchas cosas. Había una playa que podían visitar los cubanos, y una playa solo para los turistas. Había todo un sistema monetario que los cubanos debían utilizar, y una moneda diferente para los turistas. Sí, ¡dos divisas en el mismo país! Era confuso. Tomar un taxi hacia el centro de la ciudad resultó ser una aventura. Al igual que con todo lo demás, había taxis para turistas y taxis para residentes; pero en nuestro caso, como nos estaban llevando a ver la ciudad, queríamos ir todos juntos. ¿Qué taxi tomaríamos? Como ellos solo conocían los suyos, decidimos seguirlos. Pero ellos estaban preocupados porque podían tener problemas si llevaban a los "turistas” con ellos, en su taxi, así que nos dijeron que permaneciéramos en silencio durante el viaje en taxi, porque si decíamos algo, el conductor sabría inmediatamente que éramos turistas. Yo no quería engañar a nadie, pero tampoco quería meterme en problemas, así que hicimos caso a la sugerencia, y viajamos en silencio hasta nuestro destino.

La segregación ocurre cuando las personas están divididas por una razón u otra. A veces se debe a la raza, a veces a la nacionalidad, y a veces al dinero. Abraham Lincoln lo expresó muy bien cuando dijo: “Todos los hombres nacen iguales”. A veces Satanás utiliza la diversidad en contra de nosotros. Él está engañando a muchos al inducirlos a odiar a las personas que son diferentes. A los ojos de Dios, todos somos sus hijos, así que asegúrate de tratar a todos de la misma forma y de no cometer injusticias.