Regresar

Imposible de describir

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Apocalipsis 21:2, 3, RV60.

Hace un par de veranos fui a Hawái con un equipo de grabación para filmar un par de videos. Había estado allí hacía algunos años con mi familia, así que conocía la zona y sabía algunas cosas que se podían hacer en la isla. Una de las cosas que ya había hecho era nadar con tortugas de mar. Me encanta hablar con los lugareños porque conocen todos los secretos y las carreteras secundarias de donde viven. Luego de hablar con varios lugareños, tomamos la decisión de ir manejando al lugar donde podíamos nadar con las tortugas. El hermoso sitio que encontramos era una playa tranquila y aislada con un sistema de arrecifes rocosos que proveía el fondo perfecto para buscar vida marina en el agua. Tomé mi equipo y me sumergí. Un par de minutos después había divisado una tortuga nadando. Pronto vi otra, ¡y luego otra más! El agua era cristalina, y a las tortugas parecía no importarles que estuviéramos nadando en su hábitat. Tuve cuidado de no acercarme demasiado; solo quería disfrutar al observarlas interactuar naturalmente con su hábitat desde una distancia prudente, aunque algunas de ellas eran curiosas y se acercaron a investigarme.

Nos hemos acostumbrado a la idea de que la tierra es nuestro hábitat natural. Es cierto que hay muchos lugares maravillosos que Dios ha creado en este planeta, pero la Biblia nos dice que nuestro verdadero hogar está en el cielo. Si pensamos que aquí es asombroso, ¿puedes imaginar lo asombroso que será el cielo? Hay varios textos en la Biblia que intentan describir el cielo, ¡pero me da la impresión de que no hay palabras para describirlo! No puedo esperar a llegar a nuestro verdadero hogar; ¿y tú?