Regresar

¿No te pusiste eso ayer?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios, 1 Pedro 3:3,4, NVI.

Durante mucho tiempo, a los ciudadanos estadounidenses no se les permitía viajar a Cuba. Finalmente se hizo un arreglo para que viajaran allí quienes fueran a visitar a familiares directos o quienes organizaban viajes misioneros. De vez en cuando, trabajo con Your Story Hour y su división en español, Tu historia preferida, que supervisa la producción y distribución de historias grabadas para países de habla castellana. Hace algunos años, varios de nosotros obtuvimos permiso para ir a Cuba y hacer contacto con los niños y los dirigentes de la iglesia, pero no sería fácil. Aunque el sur de Florida está solo a 169 kilómetros [105 millas] de Cuba, en ese tiempo no había vuelos directos desde los Estados Unidos.

Primero, manejamos de Míchigan a Chicago, donde tomamos un vuelo hasta Miami. Desde Miami, debíamos tomar otro avión a Nassau, Bahamas, y desde allí otro hacia Cuba, pero en el aeropuerto hubo complicaciones, y nuestro vuelo fue cancelado. Buscaron la manera de que pudiéramos llegar, y la única solución fue que abordáramos un avión a Cancún, México, y de allí otro a Cuba, pero en Cancún quedamos atascados. El vuelo de México a Cuba no salía hasta el día siguiente; y lo peor fue que la mitad del equipaje no llegó a Cancún. Al día siguiente llegamos a Cuba, con la esperanza de que el equipaje nos siguiera... pero nunca llegó. ¡Quienes teníamos un poco de ropa de más pudimos compartirla con quienes no tenían nada que ponerse!

La ropa puede ser muy importante para algunas personas. Cada año, los centros comerciales y las tiendas venden millones de dólares en ropa. ¿Cómo deberían vestirse los cristianos? La Biblia solo nos da algunos principios sencillos al respecto. Nuestro texto bíblico de hoy dice qué es importante para Dios. ¿Sabes qué es? Que nos preocupemos por tener siempre la personalidad, el carácter y la manera de relacionarnos semejantes a Jesús. Esa es la belleza que realmente importa y la que nos ayuda a estar también espectaculares por fuera.