Regresar

Una sorpresa en la tirolesa

Matutina para Android

Play/Pause Stop
También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. 1 Tesalonicenses 5:14, RV60.

Mi familia pasó dos semanas en un proyecto misionero en América Central. Como de costumbre, el viaje fue emocionante y agotador a la vez, pero fue un gran gozo trabajar en tres países. Durante los días que pasamos en Costa Rica, la iglesia nos asignó un conductor que nos llevara a los lugares que teníamos que visitar. Él siempre tenía una actitud maravillosa y estaba listo para ayudar y hacer lo que fuera necesario para que nuestro trabajo allí tuviera éxito.

Cuando terminamos la labor en Costa Rica, se nos dio un día libre para hacer algo divertido en familia. Le pregunté al conductor qué lugar había para tirarnos en tirolesa. Él me conto de uno por el que pasaba casi cada semana, y que supuestamente era el mejor de Costa Rica. Parecía excelente, así que decidimos ir allí. Cuando llegamos, descubrimos que la visita duraba dos o tres largas horas, así que nuestro conductor nos dejó y se fue a hacer algunos mandados. Cuando terminó la visita, él estaba allí para recogernos. Fue entonces cuando le pregunté: “Alguna vez te tiraste en tirolesa?" Me dijo que, aunque había pasado por aquel lugar durante más de veinte años, nunca lo había hecho. Allí mismo lo hice salir del auto y lo llevé hasta la entrada. Le compré una entrada para que se uniera al último recorrido de la ruta, que resultaba ser uno de los más largos del país, recorriendo más de medio kilómetro sobre un valle forestado entre dos montañas. Él estaba bastante nervioso, pero lo animé y le dije que creía que le iba a encantar; ¡y así fue!

A veces no somos capaces de pensar más que en nosotros mismos. Esa es nuestra naturaleza pecaminosa. Con la ayuda de Dios, podemos ser el tipo de persona que piensa en los demás. Animar a otros es una de las maneras más fáciles de ayudar, porque solo requiere palabras amables. Busca a alguien que parezca desanimado hoy, ¡y usa palabras amables para animarlo!