Regresar

Una playa muy especial

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios. Éxodo 20:12, NVI.

Como he vivido la mayor parte de mi vida en climas frescos, el frío nunca me ha molestado demasiado, y cada año disfruto de los cambios que vienen con las estaciones. Afortunadamente, de vez en cuando puedo viajar a un lugar cálido durante el invierno. Hace algunos años tuve el privilegio de viajar a Cuba. Cuba es especial para mí por dos razones: mi madre es cubana y mi esposa es cubana.

Como mi esposa es cubana, todavía tenía muchos familiares cercanos viviendo en Cuba. Aunque el gobierno estadounidense todavía no permitía viajar a Cuba en esa época, a ella se le dio un permiso especial para visitar a su familia. Como soy su esposo, me permitieron acompañarla. Durante el viaje pasamos más de una semana visitando familiares. Un día pudimos escaparnos solos, y fuimos a la playa.

Había una playa que yo siempre había querido visitar desde niño: Varadero. Esta era una playa importante para mi familia porque a menudo mis padres me habían contado que pasaron su luna de miel en las playas de Varadero. Solían comentar cuán hermosa era la playa allí, y ahora estaba ansioso por descubrir, finalmente, ese lugar. Desde La Habana tomamos un autobús y nos dirigimos a Varadero. Pasamos el día allí, y el lugar no nos decepcionó. ¡Es espectacular! Las playas eran hermosas, el agua estaba fenomenal y el clima era magnífico. Por supuesto, no pude evitar pensar que unas décadas antes, mis padres habían estado allí mismo.

Los padres son personas especiales a quienes se les ha confiado la difícil tarea de criar niños. Cometen errores, y no siempre pueden estar en lo correcto ni ser perfectos, pero aun así es nuestra responsabilidad amar, honrar y respetar a nuestros padres. Ve a darles un abrazo hoy.