Regresar

Luchando contra gigantes

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No envidies a los violentos, ni optes por andar en sus caminos. Proverbios 3:31, NVI.

Cuando mi esposa y yo viajamos por las islas británicas, decidimos visitar Irlanda. Tomamos un tren desde Londres hasta Holyhead, en Gales, desde cuya costa subiríamos a un transbordador para cruzar a Irlanda. Mientras esperábamos el transbordador, se levantó un viento, y la lluvia caía con más y más fuerza con el pasar de las horas. Sabíamos que iba a ser una travesía complicada. Cuando zarpamos, nos encontramos con las olas más intensas que había experimentado en mi vida. Por varios segundos la embarcación subía una pendiente empinada, y luego caía del otro lado de la ola, casi como en caída libre. Nadie descansó esa noche, porque nos preguntábamos si llegaríamos a Irlanda; pero llegamos.

A la mañana siguiente, pasamos el día explorando Dublín, y luego tomamos un tren a Belfast, en Irlanda del Norte. Luego de explorar la ciudad, tomamos un autobús hasta la costa norte, a un lugar llamado Giant's Causeway [Calzada de los Gigantes], nuestro destino final. Una calzada es un camino elevado construido para cruzar un cuerpo de agua. Aquí no había una calzada, solo un fascinante suceso natural en el que unas cuarenta mil columnas de basalto entrelazadas se endurecieron formando formas curiosas a causa de una erupción volcánica pasada. Esta construcción se extiende hacia el mar por varios cientos de metros. Las antiguas leyendas dicen que un gigante de Irlanda y un gigante de Escocia se desafiaron a una pelea, así que construyeron una calzada para cruzar el mar entre sus islas.

Satanás trabaja duro para convencer a las personas de que la mejor manera de solucionar un problema es peleando. Hasta ha descubierto una manera de hacer que las personas admiren y envidien a quienes pelean. Muchas películas y programas televisivos incluyen tantas peleas como sea posible. Satanás hace esto para convencerte de que la violencia es la forma normal de resolver los conflictos. No caigas en los engaños de Satanás.