Regresar

Pásalo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Les dijo: "Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura. El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado". Marcos 16:15, 16, NVI.

Se conoce a Merced, California, como la “entrada a Yosemite" porque la ciudad está ubicada en el valle central por el cual cruza gran parte del tráfico que entra en el Parque Nacional Yosemite. En un viaje que realizamos para visitar a mis padres, hicimos planes con mis hermanos de ir al parque Yosemite el domingo, y pasar allí el día. Pero este no era un paseo común. Nuestro objetivo era escalar uno de los lugares más famosos del parque, el Half Dome, una enorme piedra de granito que ha sido partida por la mitad, con una pared escarpada de piedra que se eleva casi 1.500 metros [5.000 pies], así que era importante comenzar el ascenso antes de la salida del sol. La primera parte de la subida nos llevaría hasta la cascada Vernal. Luego, el sendero avanzaba por kilómetros de campo, haciendo un círculo para aproximarse a Half Dome desde el lado opuesto.

Cuanto más nos acercábamos, más grande se veía el Half Dome. Pronto estábamos frente a esta enorme roca de granito y vimos la ruta del cable que tendríamos que tomar en una parte escarpada de la roca. Los últimos 120 metros [400 pies] de ascenso eran escarpados, y subimos la roca entre dos cables de acero que se usaban como agarraderos. Subimos cuidadosamente la pendiente, asegurándonos de tener siempre una mano en el cable. De tanto en tanto soplaba una ráfaga de viento, y nos teníamos que agarrar con fuerza. Llegamos a la cima y nos paramos en el borde del precipicio, ¡a casi 1.525 metros [5.000 pies] por sobre el valle de Yosemite! La vista era asombrosa, sentí como que podía ver todo el mundo. Recordé la canción clásica de alabanza, “Con solo una chispa”. La segunda estrofa habla sobre querer que todo el mundo conozca el gozo que encuentras al depender de Dios, gritándolo desde la cima de una montaña. ¿Tienes gozo en tu corazón? ¡Deja que otros lo vean!