Regresar

El incendio

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Haré que ellas y los alrededores de mi colina sean una fuente de bendición. Haré caer lluvias de bendición en el tiempo oportuno. Ezequiel 34:26, NVI.

Hace poco viajé a la ciudad de Bogotá, en Colombia, para ser el orador principal de una serie de reuniones en varias escuelas y en una iglesia. Durante los días que pasé allí, me hospedé en la casa del presidente de la Asociación, en la zona norte de la ciudad, aunque la mayoría de los programas a los que asistí se celebraron en el sur de la ciudad. El tráfico en esa metrópolis de más de trece millones de habitantes parecía aumentar cada día.

El primer día que fuimos a una de las escuelas, ¡de pronto vi que la ladera de la montaña que se ve desde la carretera estaba ardiendo! El presidente de la Asociación estaba tan sorprendido como yo al observar la gran columna de humo que se elevaba frente al centro de la ciudad. La segunda mañana que pasamos por allí notamos que el incendio estaba extendiéndose con rapidez. Esa noche, al volver a la casa, podíamos ver claramente los árboles ardiendo, y como todo estaba a oscuras, la visión resultó mucho más impactante.

La tercera mañana, el incendio estaba fuera de control y descendía hacia la ciudad. Entonces vimos a varios helicópteros haciendo viajes de ida y vuelta, llevando un gran contenedor de agua para arrojarla sobre las llamas, pero sus esfuerzos parecían en vano. El fuego seguía fuera de control. La situación parecía desesperada hasta que, de repente, la tarde del tercer día, sucedió algo. Muchas nubes cubrieron la ciudad, y en menos de una hora una lluvia intensa lo empapó todo. Para la noche, ya no quedaban rastros del incendio por ninguna parte. ¡Habían sido lluvias de bendición!

A Dios le agrada mostrarnos su amor y su poder enviando lluvias de bendiciones sobre sus hijos. No lo hace para alardear sino para animarnos en momentos difíciles. Y, por supuesto, le gustaría que nosotros intentáramos ser también una bendición en la vida de quienes nos rodean. ¿Qué te parece reflexionar en esto durante el día de hoy?